Borges, ¿apologista del plagio?

La Historia de la literatura no debería ser la historia de los autores y de los accidentes de sus carreras o de la carrera de sus obras sino la Historia del Espíritu como productor o consumidor de literatura. Esa historia podría llevarse a término sin mencionar un solo escritor. (Paul Valéry)

Una de las ideas más perturbadoras y admirables que he leído sobre los escritores y sus obras, dictamina que existe, en la historia de la literatura, una unidad central y sustancial; todo libro escrito correspondería a un único y omnisciente productor.

De éste particular y colosal asunto se ocupa Borges en “La flor de Coleridge” (Otras inquisiciones). Así es que rescata las palabras al respecto de Mary Shelley, quién afirmaba en 1821 que todos los poemas del pasado, del presente y del porvenir, son episodios o fragmentos de un solo poema infinito, erigido por todos los poetas del orbe.

Pienso yo que, más allá del origen panteísta de ésta hipótesis, y del mayor o menor grado de verosimilitud y coherencia que cada uno pueda asignarle, subyace en la misma una inagotable belleza.

Hay quienes, actualmente, en tiempos de intertextualidad y demandas millonarias, en épocas de egos heridos y comparaciones permanentes, encuentran en la teoría borgeana la más perfecta apología del plagio (un caso sonante fue el de la novela Bolivia Construcciones, de Sergio Di Nucci, que ganara el premio Sudamericana/La Nación, luego revocado, tras advertir que la citada obra contenía fragmentos de Nada, de Carmen Laforet, publicada en 1944). A la manera de las consignas a favor de la legalización de la marihuana o del aborto, ¿contemplaremos alguna vez la apocalíptica imagen de miles de escritores, amigos del calco, manifestándose con lemas como la exigencia de la promulgación del plagio libre y universal, sin ataduras de ninguna clase?

Borges materializa la consideración central a través de tres ejemplos, por vía de un tridente de autores: Coleridge, Wells y Henry James; cada entidad personal constituye un todo uniforme y compacto; lo individual se torna universal; el argumento no varía, sólo se modifica minuciosamente; Coleridge es Wells, Wells es James, James es Borges, y de este modo se suceden los nombres perecederos, que se construyen, destruyen y reconstruyen ad infinitum, en pro del espíritu productor anónimo, en franco favor a las letras del cosmos íntegro.

La certeza de que lo esencial ya no son los individuos que escriben, sino lo qué escriben, daría una definitiva e inexorable sepultura a todo lo relacionado con los derechos de autor: ¿quién podría aducir que otro escritor lo plagió, lo imitó o le robó su trama argumentativa? James Joyce y George Moore…, ¿es Borges quién realmente nos los dice?, … han incorporado en sus obras, páginas ajenas; Oscar Wilde solía regalar argumentos para que otros los ejecutaran.

Me encuentro sumido en una tenaz e inquietante vacilación: ¿debo remarcar, cómo antes lo hice al citar a Valéry y Shelley, las próximas palabras que pretenda reproducir? ¿Verdaderamente un señor de mirada enigmática y andar meditabundo, que tuvo a su más leal compañero en el color amarillo, escribió la frase que a continuación voy a transcribir? A estas alturas, si fue un argentino, si fue un inglés o fue un ciudadano del mundo, poco importa. Lo que éste libro de cuyo nombre no quiero acordarme nos dice, es que ese cúmulo de conductas –la de Joyce, la de Moore y la de Wilde–, aunque superficialmente contrarias, pueden evidenciar un mismo sentido del arte. Un sentido ecuménico, impersonal.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Literatura. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Borges, ¿apologista del plagio?

  1. José Luis Vega dijo:

    Así ha sido: ya es larga la lista de autores que ante la evidencia irrefutable de que plagiaron, no saben para dónde huir y terminan lanzando una especie de pedido de indulgencia tomando los escritos de maestro Borges. También han aludido a uno de sus cuentos más célebres, como es Pierre Menard, autor del Quijote.

    Excelente espacio de opinión personal. Mis felicitaciones para su autor.

  2. Ignacio dijo:

    Ya iba siendo hora que le dedicaras un comentario a Georgie, borgemaníaco xDDD. :)

  3. Facu dijo:

    Al que leí que lo están acusando por estos días de plagios escandalosos es a Bryce Echenique, el escritor (creo que peruano).

    No sé que más decir al respecto.

  4. val dijo:

    Toda creación humana se sustenta sobre los pilares establecidos anteriormente por otras generaciones. Quien inventa, muestra, experimenta…sólo muestra algo que ya estaba ahí, en un estado embrionario:)

  5. pau dijo:

    Excelente blog!!!!! no habia visto ninguno que hablara sobre literatura. Muy buenos articulos y musica!

    Si mal no entendi, Borges no avala el plagio sino que toma algo que ya estaba para continuarlo. En un cuento mata a Martin Fierro porque el creia que habia que cerrar ese capitulo de la la literatura nacional como para poder continuar. ¿y quien sino él para hacerlo? ¿Lugones?
    Me voy a poner a leer todo lo que tengo sobre este tema asi digo algo mas productivo.

  6. avellanal dijo:

    Gracias por los elogios, Pau.

    El cuento a que aludís se titula “El fin”, y en el mismo, efectivamente, el hermano de un moreno asesinado por Martín Fierro, lo venga, dándole muerte. Luego, tenemos otro cuento de Borges relacionado con la obra de Hernández, “Biografía de Tadeo Isidoro Cruz”, que se inscribe del mismo modo, en lo que se ha llamado “llenado de huecos” en la historia de Martín Fierro.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s