Acerca de “Sin novedad en el frente”, de Erich Maria Remarque

Sin novedad en el frente no es un manifiesto contra la Primera Guerra Mundial, sino un escrito que carece de fechas, circunstancias históricas, bandos, próceres de barro y parcelas geográficas; es un alegato sobrecogedor, válido para oponerse a cualquier instrumentación de la irracionalidad arbitraria, ya sea en el Somme, Stalingrado, Normandía, Vietnam, Sarajevo o Beirut.

Ningún libro antes logró estremecerme a este punto. Por las noches, no soñaba con trincheras, ametralladoras automáticas, bombas, lanzallamas, gases tóxicos o tanques. En cambio, se me aparecían los fantasmas de Pablo Bäumer, de Tjaden, de Katczinsky (Kat), de Müller, de Alberto Kropp y de Kemmerich. Puede asegurar que estas últimas imágenes son tétricas, son macabras, pero sobre todo, son injustas.

Intuyo que para numerosos muchachos el ir a la guerra y combatir en el frente –tal como al Henry de The red Badge of Courage, novela del estadounidense Stephen Crane–, pudo resultar otrora (y a priori) una experiencia atrayente, a causa de la ilusión juvenil de llegar a ser protagonistas de una epopeya heroica, cual Aquiles en Troya. La realidad, sin embargo, discrepa furibundamente con ésa visión épica.

Dicen que éramos la “juventud de hierro”… ¡Juventud de hierro! ¿Juventud? Ninguno de nosotros tiene más de veinte años, pero en cuanto a ser joven, en cuanto a juventud…Todo eso ha terminado desde hace mucho tiempo. Somos unos viejos. ¡Cuántos pesares, cuántas agonías, cuántos desconsuelos, cuántos tormentos, cuántas lágrimas! Todo por las ilustres ocurrencias de los forjadores de la ignominiosa aberración llamada guerra. Todo por idioteces. Todo en vano. Ya no somos juventud. Ya no queremos conquistar el mundo por asalto. Somos hombres que huyen. Huimos de nosotros mismos.

¿Acaso ha cambiado mucho desde 1914 hasta nuestro presente? ¿De qué ha servido que los jóvenes nos hayamos dado cuenta que la guerra es suciedad, infamia y dolor? ¿O es qué hoy en día no seguimos atiborrados de desencanto, angustia y horror? ¿No se libran mil batallas sempiternas con cada nuevo sol?

El año pasado uno de los enclaves señalados era Beirut, en Medio Oriente. Imágenes de una multitud sin agua ni comida, de niños libaneses que huyen desesperados ante la inminencia del próximo bombardeo devastador, o que duermen en una plaza bajo un cartón, pasaban, y siguen pasando, frente a nuestros ojos con familiar y pasmosa cotidianeidad. En San Petersburgo, mientras tanto, aquellos que detentan el poder máximo, debatían durante interminables horas, señalaban responsables, víctimas y victimarios, pero hacían (hacen) poco y nada para que la demencia cese. Como a la perfección lo deja traslucir Steven Spielberg en su película Munich, en este conflicto no hay vencedores: todos somos vencidos; vencidos como individuos, vencidos como seres humanos. Pero lo mismo puede continuar observándose en Irak y en otros rincones del planeta.

Resulta superfluo e imprudente mencionar las virtudes estrictamente literarias de las que goza la novela de Erich Maria Remarque. Sólo mencionaré que es una prosa introspectiva y furiosa. Y furiosa no quiere decir irreflexiva precisamente. Hallé en esta obra, iconografías espeluznantes, gracias a un lenguaje, entre enérgico y melancólico, transmisor de metáforas que llenan de indignación, de profunda tristeza.

Leer Sin novedad en el frente es para todo joven inconformista y sufrido lo que para un marxista puede ser examinar El capital. Mientras subsistan las guerras, el mensaje de Pablo Bäumer persistirá en la hondura de mi espíritu: Soy joven, tengo veinte años; pero no conozco de la vida más que la desesperación, la angustia, la muerte y el encadenamiento de la existencia más superficial y más insensata a un abismo de sufrimientos. Veo cómo los pueblos son lanzados unos contra otro y cómo se matan entre sí sin decir nada, sin saber nada, locamente, dócilmente, inocentemente. Veo cómo los cerebros más inteligentes del universo, inventan palabras y armas para que todo eso se realice de una manera todavía más refinada y dure más tiempo. Y todos los hombres de mi edad, aquí y en el otro lado, en el mundo entero, lo ven como yo; ésta es la vida de mi generación, mi vida propia… Durante años enteros hemos estado ocupados en matar; tal ha sido nuestra primera profesión en la existencia. Nuestra ciencia de la vida se reduce a la muerte. ¿Qué sucederá después de esto? ¿Y qué será de nosotros?

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Literatura. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Acerca de “Sin novedad en el frente”, de Erich Maria Remarque

  1. Germán dijo:

    Aunque tal vez no tenga la “calidad” de Renarque, pues es mucho más “crudo”, te sugiero la obra de Sven Hassel (son 14 libros). Humildemente creo que es el Remarque de la WWII, claro para el lado alemán.

    Te puedo “prestar uno”, claro que tendrás que devolermelo en forma rápida, pues te buscaré a Santa Fe, jejejeje

    Excelente libro el que elegiste para leer, te recomiendo del mismo autor “El Camino de la Vuelta”.

    Ahhh, una paradoja, muchos muchachos que leyeron este libro en la postguerra, se convirtieron en nazis y/o enamorados de los personajes se enrolaron en la Werhmarcht.

  2. avellanal dijo:

    ¿14 libros para leer de un tirón? De ser así, me temo que es demasiada ficción bélica para mí, jeje. De todos modos, suena muy interesante. Y de Remarque, sí, quiero profundizar en su obra, luego de esta joya, así que voy a tratar de conseguir el libro que mencionás.

    Si se produjo dicho fenómeno en postguerra, será que esos lectores no entendieron un pepino o bien agarraron para cualquier lado.

  3. Germán dijo:

    En el caso del enrrolamiento, siendo en los 30s era lo único era que se podía conseguir para poder comer.
    En el caso de los que leyeron la obra, es el mensaje, buscaban camaradería por sobre todas las cosas. Imaginate plena República de Weimar y la asunción del nazismo. Ahí tenés el caldo de cultivo.

  4. Ignacio dijo:

    Los fragmentos que pusiste son muy conmovedores. Es una novela cuyo título he escuchado nombrar miles de veces, pero no tuve ocasión todavía de leerla.

  5. Facundo dijo:

    También me apunto el libro (seguro que está en la biblioteca familiar), aunque por lo que veo no es tan descriptivo de los detalles específicos de la IGM sino de los procesos internos de los soldados. ¿Es posible que haya una película que lleve ese nombre? Me suena mucho.

  6. avellanal dijo:

    Sí, hay una película clásica de principios de la década del treinta, si no me equivoco, que ganó el Oscar además. Confieso no haberla visto.

  7. Pingback: Sobre “El diablo en el cuerpo”, de Raymond Radiguet « Vagabundeo resplandeciente

  8. sara dijo:

    bueno gracias por la imformacion dada me a servido de mucho y esta mu bien resumida a2 y un saludit bsss!!!

  9. laura dijo:

    a mi me ha gustado mucho! a pesar de que me he dado cuenta de que en aquellas epocas se vivia FATAL, que muchissima gente no tenía ni idea de porque se hacian las guerras y mucho menos porque tenian que ir en el frente… Este libro es muy realista.

  10. Alvaro dijo:

    Acabo de terminar ahora mismo “sin novedad en el frente” es un libro que no puedes dejar de leerlo hasta que lo acabas ,queria saber si alguno de vosotros podria decirme si se ha leido alguna otra obra de Remarque y que le ha parecido , un saludo.

  11. Elda Nélida Varrone dijo:

    Leí “De regreso” y “El obelisco negro” Este últmo habla de la Hiperinflación que terminó en el nazismo. Alguien trata de comprar un túmulo funerario (el obelisco negro) para una sepultura y no llega nunca a reunir el dinero. El precio cambia todos los días. 2De regreso ” cuenta la vuelta de los soldados del frente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s