Liborio Justo, un trotskista de verdad

La historia política argentina brindó al mundo un personaje que se ha convertido en una especie de dudoso estandarte del concepto de “resistencia”, en “el símbolo” de la redención revolucionaria, en un representante universal de disímiles movimientos izquierdistas y anticapitalistas, y a la vez, por más paradójico que pueda parecer, en quizá uno de los mayores iconos contemporáneos del marketing. Todo el imaginario popular, todas las fantasías colectivas, toda la mitología montada en torno al Mesías guerrillero (especialmente por los jóvenes), suena muy bonito, no lo niego, a los oídos. Sin embargo, la realidad esconde circunstancias que algunos prefieren pasar por alto, y que otros simplemente desconocen, sobre la persona de Ernesto “Che” Guevara, cuya prostituida imagen ha sido apropiada por el mercado, y reducida a objeto de consumo; otrora emblema de la rebeldía, hoy metáfora de la sociedad capitalista que todo lo engulle.

Con todo, mi intención no es sacar a la luz el accionar no tan romántico (en otras palabras: criminal) de Guevara, sino reivindicar la figura de otro personaje de la historia argentina, marxista también, pero que se refugió, a lo largo de sus 101 años de vida, prácticamente en el más absoluto y deliberado anonimato.

Liborio Justo, a él me refiero, fue un apasionado militante de la izquierda trotskista, que nunca traicionó sus altruistas ideales, y permaneció convencido de ellos hasta los postrimeros días de su fecunda existencia. Fue peón de obraje en el Paraguay, y allí soportó aberrantes condiciones de explotación; fundador de una de las primeras agrupaciones trotskistas argentinas (Liga Obrera Revolucionaria); viajero perseverante por regiones desiertas (navegó en balleneros noruegos por los helados mares australes; en un buque petrolero recorrió las costas de la Patagonia hasta la isla de los Estados, y luego llegó hasta las islas Georgias del Sur junto a una comisión científica; atravesó la cordillera de los Andes y la provincia de Misiones a lomo de mula); también fue fotógrafo, historiador, autor de ficciones y ensayista, a la par que participó con entusiasmo en la Reforma Universitaria de 1919, entre otras actividades.

Nada de lo indicado tendría mayor relevancia si no se mencionara que Liborio Justo no era un ciudadano común y silvestre. Por el contrario, había nacido en el seno de una familia aristocrática, con antepasados estancieros y militares, gozando de todas las comodidades habidas y por haber, educado en un medio católico y conservador (estudió en el selecto colegio LaSalle). “Un niño mimado por la vida”, que diría Settembrini, el personaje de Thomas Mann. Pero este panorama seguiría quedando incompleto si no se hace referencia a que su padre, el general Agustín Pedro Justo, fue presidente de la república entre 1932 y 1938, durante la mayor parte del período conocido como la “Década Infame”: en aquella etapa, los procesos eleccionarios estuvieron signados de modo sistemático por el fraude, como una solución “patriótica” para evitar el regreso de la “chusma demagógica”; se desnacionalizaron progresivamente los resortes claves de la economía; la oposición dejó al descubierto resonantes casos de corrupción en complicidad con frigoríficos ingleses. Todo enmarcado en un predominante clima de apatía y escepticismo ciudadano.

Liborio desafió los mandatos familiares contrayendo matrimonio con una muchacha judía de condición humilde: la había conocido en una fiesta del Partido Comunista. En un principio, experimentó profunda admiración por el modelo estadounidense, y llegó a pensar que allí podría estar el futuro del continente americano, mas luego, cuando viajó a dicho país en 1934, se sintió completamente decepcionado, al contemplar de cerca los efectos desoladores del crack financiero. Su hija Mónica relata al respecto: Había un movimiento de izquierda norteamericano muy fuerte en esa época y a poco de llegar a New York, Liborio comenzó a participar intensamente en las manifestaciones laboristas, sindicales, antifascistas. La situación lo impactó tanto que compró una cámara fotográfica de segunda mano, una Voigtländer, para documentar lo que veía. Lo hizo solo, como iniciativa personal (la foto de arriba es una de las que tomó durante ése año en la metrópoli).

Quizá la anécdota más sorprendente que gira sobre Liborio Justo sea la siguiente: en diciembre de 1936, Franklin Delano Roosevelt había llegado a la Argentina en visita oficial en ocasión de la Conferencia Interamericana de la Consolidación de la Paz. En ese entonces, como ya he señalado, el presidente argentino era Agustín Pedro Justo. Escribió Liborio en sus memorias: Cuando llegó el momento, el día de la solemne inauguración de la extraordinaria Conferencia, en el instante mismo en que iba a decir su mentira el presidente de los Estados Unidos, por mi voz condenatoria, que resonó con toda su fuerza desde una galería del recinto del Congreso Nacional –donde se realizaba el acto– y que se escuchó claramente por radiofonía en todos los ámbitos del continente, sentí que se expresaban ciento cincuenta millones de latinoamericanos que algún día habrían de repetirlo. Tres palabras bastaron, entonces, para expresarlo todo: ¡Abajo el imperialismo! Y la brillante ceremonia, por un instante, se vio interrumpida. Cuentan también que instantáneamente el presidente Justo cerró los ojos, en gesto de pesadumbre, y murmuró: Ése es Liborio. La revista Times no pasó por alto dicho incidente y tituló su edición de aquel entonces: “The handsome son of President Justo heckled President Roosevelt”. Luego, Liborio fue desterrado por un tiempo a las remotas tierras pampeanas: se entiende, era una espina clavada en la médula de una elite gobernante, de un ideario que perduraría hasta la llegada del general Perón. Murió a los 101 años, sin mayores riquezas que su biblioteca, y con la certeza de no haber derramado ni una sola gota de sangre humana, lujo del que otros no se pueden jactar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Liborio Justo, un trotskista de verdad

  1. pads dijo:

    clau, este tema es espinoso, pero si vamos a calificar a cualquier icono ideológico o político por que tenga o no las manos manchadas de sangre, nos ibamos a quedar con Ghandi y poco más. Desde George Washington, que organizó una guerra cruenta contra Ingleterra, o los que lucharon por la independencia de América de España… tienen las manos manchadas de sangre, pero, son gente a la que admirar o a la que repudiar?

  2. avellanal dijo:

    Ciertamente no soy de los que piensan que todos los medios están justificados en pos de determinado fin. Pero más allá de eso, desde luego que no estaba haciendo una reflexión extensiva sobre dicha cuestión (yo soy un admirador de un estadista como Charles De Gaulle, y no tenía precisamente las manos muy limpias en ese aspecto), sino que mi intento era trazar un paralelismo con un verdadero criminal (yo pienso que lo fue, aunque muchos me tiren con tomates) como el “Che” Guevara. Y entre derramar sangre por una causa justa y como último recurso y ser un criminal, ahí sí, ya encuentro notables diferencias. Por otro lado, y ya desligándome de Guevara, y comparándolo con, por ejemplo, Hugo Chávez o Fidel Castro, lo que más rescato de este personaje casi anónimo en mi país, es que a lo largo del tiempo se mantuvo coherente con sus ideas, esto es, viviendo de acuerdo a lo que pensaba, sin hipocresías.

  3. val dijo:

    En cuanto a la conversación que mantenéis ambos, permitidme tomar unas palabras de La Biblia. Mateo 5.

    “5:17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.
    5:18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará
    de la ley, hasta que todo se haya cumplido.Lucas 16. 17
    5:19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.
    5:20 Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.”

    Ahí Jesucristo dice venir para cumplir las leyes. Leyes como estas, de las que hay varias en la obra:
    “Si alguien de tu pueblo da culto y se inclina ante los dioses del sol, la luna o las estrellas lo llevaras a las afueras de la ciudad para lapidarlo hasta que muera” (Deuteronomio 17: 2-5)

    En el mismo Deuteronomio se justifica la Guerra Santa, muy habitual en el medievo según tengo entendido. ¿Qué opinión tienes de un personaje que defiende esos crímenes?

    Parece que te sale un sarpullido cada vez que alguien habla del Che Guevara, como icono y símbolo. Solo quieres ver en él crímenes y más crímenes. Bueno, tome un poco de su propia medicina, señor:P

    Por otra parte, la entrada del fotolog de hoy me ha parecido fantástica. Me encanta la historia, tendré que profundizar en la figura de Liborio Justo.

  4. avellanal dijo:

    Primero: no es un fotolog, sino un blog.

    Segundo, primero: escribí sobre Liborio Justo, contrastando su imagen con la de Guevara; aún no termino de comprender a cuento de qué viene lo de Jesucristo.

    Segundo, segundo: todavía no tengo el título habilitante para ejercer de abogado defensor del citado Jesucristo.

    Segundo, tercero: con respecto a tu comentario en sí, lo que haces no es otra cosa que una interpretación deductiva “agarrada de los pelos” y ciertamente falaz. Podría citar innumerables pasajes de cualquiera de los cuatro Evangelios con palabras pronunciadas por Jesucristo, claras e inteligibles a propósito de lo que planteas, y que no dejan lugar a dudas. De hecho, ahí mismo reproduces una cita en la que Él habla de respetar los Diez Mandamientos: es superfluo especificar cuál es el quinto de ellos.

  5. val dijo:

    No es mi culpa que La Biblia se contradiga. Y lo hace continuamente además, jeje.

    Desde luego, su mención me parece muy procedente en cuanto a que estamos hablando de iconos. Y los iconos, ya se sabe, nunca son lo que aparentan.

  6. dolores dijo:

    y desde cuándo andas admirando trotskistas vos Clau? :S Viniendo de alguien como vos, sorprende un poquito. Igual no conocía la historia de este hombre y me pareció interesantísima.

    espero que hayas pasado un lindo día del estudiante. y feliz primavera!!!

  7. avellanal dijo:

    Ay, qué sofoco. Ay, qué sofoco. Ay, qué sofoco.

    Yo admiro a trotskistas, a negros, a homosexuales, a suicidas, a ebrios consuetudinarios, a norcoreanos, a tiradores de garrocha, a jesuitas, a toxicómanos, a barítonos, a judíos, a encapuchados, a ciegos, a conservadores, a hematólogos, a aborígenes, e incuso también, a algunas mujeres.

    Por otro lado, la confusión que muchas veces sale a luz sobre esta cuestión es asociar la moralidad de un acto solamente con la intención que lo inspira; existen determinados actos, como es el caso del homicidio, que independientemente de las circunstancias o el ambiente en que se obra, son siempre y esencialmente un mal. Un acto malo no se transforma en bueno porque persiga un fin bondadoso (aunque se atenúen sus efectos lesivos). He aquí uno de los errores que cometió Guevara (y tantos otros, vale). Es necesario decir también que una de las excepciones al principio al que antes aludía, claro está, es la legítima defensa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s