La estafa que Orwell anticipó

Es demasiado prematuro tratar de decir de qué manera exactamente el régimen ruso se destruirá a sí mismo… Pero en cualquier caso, el régimen ruso o se democratizará o perecerá. (George Orwell, 1946).

Leí Animal Farm con dieciocho años. Podría haberlo disfrutado de igual manera con quince, o quizá con doce. En otras palabras, se trata de un libro inmenso, ilimitado, tanto en lo concerniente a la edad de los lectores, como en lo que atañe a la universalidad de su idea central: el poder sin límites pervierte, genera podredumbre y corrupción. Sin embargo, y pese a que Orwell se cuidó, al confeccionar una fábula, de no dar nombres propios, es sabido que la misma se refiere al comunismo imperante en la Rusia de Stalin. Yo analicé el libro desde este último punto de vista, pero, como he dicho antes, su validez es transferible a cualquier régimen totalitario que plague una región del mundo.

Desde que pude conocer el ideario y la vida de George Orwell, me ha causado profunda admiración su capacidad de anticipación y su coherencia como pensador. En el año 1944, desde su columna del “Tribune”, decía: Ante todo, un aviso a los periodistas ingleses de izquierda y a los intelectuales en general: recuerden que la deshonestidad y la cobardía siempre se pagan. No vayan a creerse que por años y años pueden estar haciendo de serviles propagandistas del régimen soviético o de otro cualquiera y después pueden volver repentinamente a la honestidad intelectual. Esto es prostitución y nada más que prostitución. En marcado contraste, entonces, con ensalzados y reconocidos escritores contemporáneos, Orwell jamás tuvo una palabra elogiosa para Stalin, ni atravesó un período de apoyo al totalitarismo implementado en la URSS entre 1924 y 1953. Por el contrario, manteniendo un pensamiento tendiente al igualitarismo, percibió (como pocos) la patraña que suponía el dirigismo y el dominio absoluto del poder, el engaño que significaba la propiedad estatal, y el fraude que representaba la tesis marxista disfrazada de un racionalismo incuestionable como sustento de un sistema policíaco, terrorista y belicista. Como afirma el periodista británico Christopher Hitchens: … él ya era un experto a la hora de detectar las excusas corruptas o eufemísticas con que se justificaba el poder inmerecido o irrestricto.

La alegoría que traza Orwell en Animal Farm es perfecta (por su sencillez, por su brevedad, por su mordacidad, por su contundencia), y como él mismo manifestó, fue el primer libro en el que fusionó el propósito político y el propósito artístico en un todo. Así, la obra no se reduce a la crónica de la artimaña revolucionaria, de la traición de una elite a sus compañeros de lucha, sino que campea en cuestiones valiosas como la manipulación del pasado y la farsa dialéctica que procura reivindicar la antítesis de lo que primitivamente propugnaba.

Quiera Dios que en el mundo sigan existiendo pensadores comprometidos y honestos intelectualmente como George Orwell, que puedan sostener sus principios esquivando cegueras y obstinaciones, para mantenerse verdaderamente insobornables y libres. Es reconfortante que un hombre de izquierda haya, a través de sus actos, a través de su literatura, a través de sus ideas, contribuido a derrotar a una de las más crueles estafas erigidas en nombre del pueblo oprimido.

Esta entrada fue publicada en Literatura, Política. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a La estafa que Orwell anticipó

  1. val dijo:

    Por suerte Orwell era socialista:)

  2. Albert dijo:

    Una lástima que yo sea immoral y no me importe lo más mínimo lo que dijera Orwell…
    pero esto lo dice mi parte oscura, y la luminosa dice que
    “gracias por el artículo, es reconfortante ver que aún hay alguien con un mínimo de sentido común en el mundo, que siempre la ha habido y esperemos que siempre la haya”

  3. Ignacio dijo:

    ‘Rebelión en la granja’ me la hicieron leer en el colegio, así que no hice una interpretación tan política porque era un purrete todavía. No conozco mucho sobre la vida del autor pero si sé que participó activamente en la guerra civil española, lo que habla del compromiso que tenía supongo.

  4. Facu dijo:

    No leí este libro, pero tenía entendido que la figura de Orwell es muy controvertida, y que tenía muchos detractores en vida -lo que no debería sorprender. Sí leí 1984, y esto me hace acordar a esa novela: “como la manipulación del pasado y la farsa dialéctica que procura reivindicar la antítesis de lo que primitivamente propugnaba.”

  5. Brandkommando dijo:

    Bueno, no se a que viene tantas alabanzas a este personaje.
    De hecho “1984” es un autentico y burdo plagio de la obra “Nosotros” del escritor ruso Evgeny Zamiatin escrita en 1921.

  6. avellanal dijo:

    No viene a cuento de nada; simplemente de la admiración hacia su coherencia, pero más que nada a su obra. Y más allá de que aquí me refería a “Animal Farm” y no a “1984”, me parece totalmente errónea esa acusación de plagio.

  7. Brandkommando dijo:

    Es loable la critica de Orwell con respecto al regimen comunista de la URSS, pero recordemos a esos escritores rusos que tuvieron que emigrar (en el mejor de los casos) al resaltar esas mismas criticas soterradas y encubiertas en sus obras, al regimen de su propia pais, muchos años atras antes que Orwell.
    Uno de ellos fue Evgeny Zamiatin con su espectacular obra “Nosotros”.
    Me gustaria dejar este link como informacion…

    http://destripandoterrones.blogspot.com/2006/11/nosotros-de-yevgueni-zamiatin.html

    Ahora saquen sus propias conclusiones…
    Claro, el señorito Orwell era inglés y como escribía en la lengua del imperio tuvo mas difusion, pero para nada fue el primero en nada.

  8. avellanal dijo:

    Si bien ambas obras guardan una innegable semejanza en cuanto a los elementos de fondo, estimo que al mismo tiempo poseen importantes diferencias en otros ámbitos no del todo menores. No sé si Orwell habrá leído “Nosotros” o no, pero hablar de plagio me parece, cuando menos, excesivo.

    Luego, no creo que esto sea una cuestión de nacionalidades ni de imperios, porque bien todos conocemos la cantidad de escritores rusos que hoy son considerados maestros absolutos de la literatura. En todo caso, quizá Zamiatin tuviera mayor autoridad para describir lo que plasmó en su libro, puesto que, de algún modo, lo sufrió en carne propia. Pero eso de ningún modo descalifica a “1984”.

    Y sobre cuál de los dos está mejor escrito, poco serio sería opinar al respecto, puesto que no sé ruso, y no podría comparar una obra original con una traducción.

    Verdaderamente interesante el análisis. ¿Ése blog es tuyo?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s