Cine argentino de entrecasa

Que algo huele mal, realmente mal, dentro del denominado nuevo cine argentino –concepto amplio e inclusivo, aunque no exista una estética común que lo represente–, no constituye, a estas alturas, novedad alguna. Ésta corriente, más renovadora que rupturista, tuvo en Martín Rejtman a su primer exponente, con su experimental ópera prima Rapado, pero se consolidó verdaderamente con Pizza, birra, faso, de Bruno Stagnaro y Adrián Caetano: algo así como la película paradigmática del movimiento. Desde ahí (mediados de la década del noventa) hasta nuestros días, a las producciones locales, gracias a este nuevo enfoque independiente, se les abrieron las puertas de todo festival internacional que exista en el mapamundi. Y si bien resulta incuestionable que se han producido filmes de notable calidad durante este período, la sensación que revolotea por el ambiente es que la redundancia temática sólo devela la escasez de ideas que hoy por hoy predomina, como plaga de Egipto, en las cabezas de los jóvenes que aspiran a ser cineastas en el país. Alguna vez dije que parecería que de las escuelas de cine argentinas egresan clones.

Me sorprendió, me pasmó, enterarme de que dentro del territorio argentino hay actualmente más estudiantes de cine que en la Unión Europea entera. En la Argentina todo el mundo quiere dirigir (y estrenar) su propia película, y no son pocos los que lo consiguen. Así es que pululan por aquí y por allá miles y miles de estudiantes con anhelos de filmar sobre adolescentes trastornados y tardíos que realizan un viaje iniciático a la desoladora geografía patagónica en búsqueda de no se sabe bien qué, pero parece que finalmente algo habrán buscado, y quizá hasta lo habrán encontrado, porque, entre monosílabos y eternos silencios (muy profundos, eso sí), uno cae en la cuenta de que la película de golpe termina, y luego se cansa de obtener premiaciones y lauros en festivales de segunda línea. Lo que comenzó como una saludable válvula de escape, ha terminado por transmutar en tópico: viaje de jóvenes –repito: si es a la Patagonia, desierta y árida, tanto mejor– en procura de la recuperación de la identidad perdida, en pos del “reencuentro con uno mismo”, en plan de resolver crisis existenciales.

El gran problema en torno a la realidad del cine argentino radica en que ésta clase de películas se hacen de espaldas a la platea. No sólo porque son recurrentes, no sólo porque están atiborradas de apabullantes códigos minimalistas, no sólo porque no tienen nada que decir, sino a causa, como punto de partida, de que al director de turno no le interesa en lo más mínimo establecer –intentar establecer– una relación inmediata con el espectador. Al contrario, mientras más alejado y excluido se sienta el espectador, mejor.

Me dirán que no es posible que un director no piense en el público, que todo director quiere obtener buenas cifras de recaudación. Y yo les contesto que son muy pocos los que realizan una película con la esperanza de superar los 100.000 espectadores (y ésas son vulgares comedias populares o películas de animación infantil a la criolla); que lo importante es estrenar rápidamente –con la consabida falta de elaboración en los guiones y en los demás aspectos– puesto que una vez exhibido el filme, aunque sea en un sola sala, se cobra el subsidio que dispone la ley-. Como expone el crítico Jorge Carnevale: Tal ansiedad no pasa por la taquilla. En realidad, a nadie le importa cuántos espectadores convoquen estos títulos […] Después, la mirada estará puesta en los festivales que vienen, en los premios y las posibles coproducciones. Nunca en el público. Algo anda mal en esta ecuación, y la aberración mayor no pasa por la sospecha de que estas películas pueden competir entre sí, taparse unas a otras y quitarse espectadores. Este peligro no existe porque casi nadie se entera de que están en cartel.

En medio de este tumultuoso panorama en el que destaco igualmente a jóvenes realidades, como Damián Szifrón, personalmente echo de menos a un cineasta de la talla de Adolfo Aristarain, que por diferentes motivos ya lleva casi cuatro años sin filmar, y afirma estar al borde del retiro. Hace tiempo que proyecta adaptar algunos de sus autores preferidos, como el sorprendente Sándor Márai o Raymond Chandler, pero ha encontrado muchas barreras en el camino. Semanas atrás, Aristarain denunció lo que para muchos es un secreto a voces dentro del mundo del cine argentino y que se vincula de forma estrecha con lo comentado anteriormente: la adulteración de presupuestos que redundan en subsidios otorgados por el Estado; esto es, la falsificación de facturas que se traducen en aportes oficiales muy por arriba de los reales y que se terminan utilizando más para salir de shopping o para viajar por el mundo que para filmar. Dice el brillante director al respecto: Además de no existir un esquema que tenga en cuenta las dificultades de financiación de las películas un poco más grandes, el problema más grave que yo le veo al asunto es que se elimina al público como factor en la película que hacés, porque pasa a importarte tres carajos el hecho de que la película se vea o no. Todo ese mecanismo que usás para contar una historia e intentar atrapar a la gente se fue a la mierda porque, ¿qué te importa? Estás haciendo cine de entrecasa.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Cine argentino de entrecasa

  1. Luis Vega dijo:

    Leyendo este articulo puedo apreciar el alto nivel de autocritica que siempre tienen los argentinos. Si el cine de ese gran pais se permite una mirada de este tipo no quiero pensar como deberia ser la mirada que deberiamos realizar en el Perú o en otros paises latinoamericanos que siempre estuvieron muy alejados en calidad de ese epicentro cultural regional que es la Argentina. Habra que considerar el ejemplo y aprender aunque cueste. Saludos y felicitaciones por este blog.

  2. Albert dijo:

    Es deprimente ver que en todos los sitios sucede lo mismo.
    Aquí en España ahora también está de moda “hacer cine” y puedes encontrar “cineastas” debajo de las piedras, directores que normalmente sólo hacen un “corto” para poder hacer posteriormente un “making off” del mismo, que viene a ser un cúmulo de gilipolleces para que los amigotes lo vean, se rían y digan “eres el puto amo”.
    Todo un gran despropósito. Todos quieren ser grandes, famosos y vivir del cuento. Todos miran las mismas películas, hablan igual, dicen lo mismo y piensan de la misma manera.
    Un verdadero ejército de clones.
    Y, como bien dice Aristarain, lo que menos importa es el público. Sólo se quiere ser guay con sus compañeros guays, salir de fiesta a sitios guays y ser, en definitiva, la materialización perfecta de la vacuidad.

  3. Ignacio dijo:

    Es cierto que los títulos argentinos duran, tirando bombas, dos semanas en cartel y después se esfuman por la puerta trasera. Hay películas que no llegan ni a los 200 espectadores y a sus directores pareciera no importarle un pepino. Coincido con el análisis.

  4. Facu dijo:

    Perdón por tanto tiempo sin comentar, pero como sabés Pipi, andaba complicado con los turnos de examen y demás.

    Me parece que lo que decís acerca de que solamente resultan taquilleras las “vulgares comedias populares o películas de animación infantil a la criolla” (la de Francella y Dady Brieva o ‘Los bañeros más locos del mundo’ son algunas de los últimos ejemplos) es tal cual. Y con respecto a lo que denuncia Aristarain no me sorprende en lo más mínimo que así sea.

  5. LuxMa dijo:

    Wow! Acaso algo huele mal?… Mera coincidencia o realidad. Porque acabas de hacer una disección mas que exacta de lo que ocurre en la vida no cinematográfica (aunque no dudo igual ocurra) sino política de mi país México (si es que aun puede considerársele como tal) :) Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s