¿La serenidad luego del fragor?

Quiero referirme a una problemática que, de una vez por todas, debe ser definitivamente resuelta en la construcción de la Argentina del segundo bicentenario, conmemoración histórica que encontrará a la nación gobernada por primera vez en su corta vida, por una persona de sexo femenino a través del voto popular, en lo que supone, a más de cincuenta años de su desaparición física, una mayúscula reivindicación para Eva Perón.

Desde que Raúl Alfonsín se convirtiera en el primer presidente elegido por la vía democrática, luego de más de un lustro de gobiernos de facto, hasta mediados de 2003, cuando asumiera Néstor Kirchner, la atroz década del setenta, con tumbos e imperfecciones, estaba siendo razonablemente clausurada, mas no olvidada, para lograr la definitiva pacificación entre conciudadanos.

Lamentablemente, aquel saludable y trabajoso proceso, vecino de los pactos de la Moncloa españoles, fue interrumpido de manera drástica. El clima beligerante fue deliberadamente reinstalado una vez más en la Argentina, a partir de ademanes y humillaciones, de memoria selectiva y de humanitarismo prebendario.

La historia no tan reciente del país indica el carácter escandalosamente maniqueo de la mayoría de los argentinos (mal endémico por antonomasia). No se suele referir al otro, al que piensa distinto, como adversario, sino como enemigo. K. ha trazado una nítida línea que separa de forma tajante a los execrables de los elegidos, y ha sumergido a la sociedad toda en el lodazal inútil de hace treinta años. Su guía rector en esta materia pareciera ser nada menos que el trasnochado Hugo Chávez, quien ha fragmentado en dos a la población venezolana, generando negros nubarrones de rencor y violencia

En lo personal, estoy asqueado de estos cruces de dardos envenenados, de debates sordos, de disparates compartidos, de reivindicaciones inadmisibles, de tanto odio y resentimiento acumulado. ¿Por qué nos obligan a los jóvenes a instruirnos en la malquerencia y la enemistad? ¿Hasta cuándo tendremos que tener los ojos depositados en la nuca? ¿Llegará el día que nos empeñemos en ocuparnos de los derechos humanos de los ciudadanos de hoy, consolidando un régimen político común e inclusivo para todos?

La parodia de la tragedia, de momento, sólo ha sido dialéctica y gestual, aunque el tono y los niveles de animadversión han ido creciendo escalonadamente, casi de forma programada. Habrá que rogar que las palabras no se desquicien en plomo, porque entonces sí la reactivación de una disputa empecinada dejará de ser un capricho nostálgico y febril, quizá meramente electoral, de K., para convertirse en una nueva calamidad que le costará un precio demasiado alto al país.

Hasta que no enterremos de una vez por todas las anacrónicas dicotomías que nos enfrentan, la Argentina seguirá desperdiciando su oportunidad real de progreso, una oportunidad que debido a la coyuntura internacional nunca ha sido tan favorable para el país a lo largo de toda su historia. Habrá que reflexionar con mayor ímpetu no ya sobre lo hecho, sino en lo que queda por hacer. Y en ese sentido, la presidenta electa parece, a priori, mucho más prudente que su marido. Destaco el siguiente fragmento de su discurso: Yo quiero convocar a todos los argentinos, los que me han votado y los que no. Quiero convocarlos sin rencores y odios, incluso a quienes nos agraviaron. Y a ellos también tenderles la mano, porque es necesario reconstruir el tejido social.

Ojalá que el mensaje sereno, conciliador e inclusivo que brindó Cristina el domingo por la noche, no sea sólo un gesto condenado a evaporarse en el fragor de las disputas políticas, y se traduzca en acciones concretas que se diferencien del estilo de confrontación y la falta de diálogo que han caracterizado a los cuatro años y medio de gestión K.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Política. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a ¿La serenidad luego del fragor?

  1. Facu dijo:

    Mucha sensatez y sentido común (ese que le falta a la mayoría por estas pampas) en el comentario. Y me parece perfecto que le demos un voto de confianza a Cristina desde el inicio. Esperemos que los rasgos propios de una mujer sirvan al menos para diferenciarse de las peores cosas de su esposo.

  2. val dijo:

    Nunca se encuentran soluciones de futuro sin primero arreglar el pasado cercano. En ningún lugar.

  3. dolores dijo:

    lo que me parece una estupidez, y lo he estado leyendo en muchos diarios y blogs últimamente, es que la critiquen (a la señora presidente, como le gusta que le digan) en base a si se hizo alguna cirugía estética o si le gusta maquillarse más de la cuenta. Eso es francamente payasesco e intolerable. Que la critiquen por haber utilizado fondos públicos para realizar su campaña en todo caso, pero que no mezclen todo en la misma bolsa.

    y metiéndome de lleno en el tema que planteás, es cierto que el país poco a poco iba cicatrizando viejas heridas y Kirchner innecesariamente instaló rencores que ya parecían perdidos en el tiempo, solo logrando que la sociedad se divida una vez más, en vez de tirar todos para el mismo lado y para adelante como sería conveniente en un país que recién se está recuperando de una crisis catastrófica.

    saludetes!!

  4. Legna dijo:

    Esperaba con impaciencia tu posteado sobre el resultado de las elecciones en Argentina. Como sabes, sigo muy de cerca la actualidad social y política en Argentina.

    Ante todo decir que mi opinión coincide con la de otros muchos que nos consideramos jóvenes y que se nos critica por idealistas.Ya tendré tiempo a los 60 años de arrepentirme si estoy equivocado.

    La sensatez, el sentido común y el mensaje conciliador que ha logrado transmitir el mensaje de Cristina me recuerda mucho al J.L.Rodriguez Zapatero en el último cambio de gobierno de España.

    Sin embargo, siempre habrá gente que trate de irrumpir con intereses ajenos a todo esto y que con palabras premeditamente olvidadizas traten de convencer a las personas, fundamentandose en en argumentos vacíos, sobre unas ideas que son obsoletas bajo el prisma de una mirada joven y sobretodo:libre y justa.

    Y en esto último, no se ha de perder, como creo que quiere hacer entender val, el sentido de la justicia. Todo el mundo ha de pagar de alguna manera por sus actos.

    Mucha suerte. Y va con este deseo mi especial cariño por Argentina.

    Nos leemos.

  5. avellanal dijo:

    Desde ya que no hablo de impunidad ni de olvido, pero esas son cuestiones de las que se tiene que ocupar, con la prudencia necesaria, la Justicia, y no la personificación del Poder Ejecutivo a través de una tribuna o de discursos incendiarios que en nada contribuyen a crear un clima de paz y armonía social.

    El paralelismo que trazas, Legna, entre Cristina y Rodriguez Zapetero, si bien es muy prematuro, no me parece para nada desacertado. Ojalá pueda ir ella también en un camino similar, privilegiando la unión y la (re)conciliación tan necesaria entre los argentinos, por sobre intereses sectarios y mezquinos.

    Me alegra que sigas con interés la actualidad argentina. A ver si dentro de no mucho tiempo por fin puedes realizar ese viaje tan ansiado a Buenos Aires.

    Con respecto a la cuestión estética, al menos a partir del 10 de diciembre tendremos un Jefe de Estado más elegante y con mayor glamour, y guardaremos en el baúl de los ingratos recuerdos los trajes cruzados y sin abotonar del señor K. :D

  6. Ignacio dijo:

    Está muy bien que haya decidido comenzar de ese modo. Hay aspectos en los que se debería establecer una continuidad, como ser la política económica y la baja progresiva de los índices de desocupación, pero en otros también debería producirse un cambio, y las relaciones con instituciones como las FF.AA. es un ejemplo.

  7. Al dijo:

    Realmente una pena que este pasando eso en la Argentina, un pueblo dividido es lo peor que puede existir para un pais. Lo sume en un círculo vicioso de rencor del que es muy dificil salir. Ojalá eso cambie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s