La irrenunciable sofisticación musical de Cerati

Gratísima sorpresa me ha causado, hace un tiempo ya, el nuevo disco solista de uno de los integrantes de la mítica Soda Stereo, banda heredera del new wave promovido por The Police, en la escena musical latinoamericana. Pero no quiero hablar de Soda Stereo, ni de su tan comercial regreso, sino de Cerati, de ese músico que es la más acabada personificación de la antítesis de lo que hoy en día se denomina, en la Argentina, rock barrial: música cargada de letras vulgares y desprovistas de toda aspiración que no sea describir escenas cotidianas de marginalidad, con una utilización tosca y monótona del lenguaje. Por el contrario, existe en Cerati una tendencia, no sólo en lo estrictamente melódico, sino en el plano poético, de buscar la sofisticación; su universo pop, de hecho, se ha nutrido, desde sus inicios, de los movimientos musicales que trascienden más allá de la limitada geografía nacional, lo cual le ha valido más de un (iluso) detractor.

En Ahí vamos, Cerati se desentiende un tanto de los rumbos electrónicos que se exhibían como buque insignia de su nueva etapa, para dar paso a un trabajo en el que prevalece la guitarra como absoluta soberana, y eje sobre el que gira todo el disco. Asimismo, retoma también el paradigma clásico en la forma de las canciones: estrofa-estribillo-puente, alejándose de las estructuras heterogéneas que supo cultivar. Considero que el sonido en general que envuelve a todo el álbum es, típico de Cerati, muy elegante, con ciertas notas que hacen recordar, de algún modo, la onda new wave de Soda Stereo. No es casualidad pues que se destaque el instrumento de Richard Coleman, sin duda alguna, uno de los más eximios guitarristas que ha brindado el rock argentino en su historia. Por otro lado, la voz de Cerati suena muy diáfana y joven, con la pronunciación clarísima de siempre, intacta.

Pasando a las canciones, destacaría especialmente el hit “Crimen”, que no es un tema representativo o en el que se condense el sonido integral del disco, sino todo lo contrario, pues en él sobresale el piano y está desprovisto de energía rockera, mas no de potencia. Como decía el mismo autor, el tema es “un rompecorazones”, y remite directamente a “Jealous Guy”, de John Lennon. También subrayaría “Lago en el cielo”, quizá la canción más romántica, en la que se destaca la batería; y “Adiós”, con su hermoso riff inicial, para luego ir derivando en balada melancólica, con una letra que, en este caso sí, resume la temática general del disco: desavenencias amorosas, infidelidad, espera y soledad. Conceptualmente, un trabajo impecable, de un cultor de la elegancia, la originalidad y el preciosismo, en medio de la estrechez musical y la amnesia creativa que se cierne sobre el panorama del rock argentino actual.

Esta entrada fue publicada en Música. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La irrenunciable sofisticación musical de Cerati

  1. Facu dijo:

    Cerati no solamente es refinado sino que la gente que lo escucha suele ser todavía más refinada que él mismo. shhhhhhhh

    Y de el regreso tan espectacular de Soda no querés decir nada? Mmm, seguro que estarás enojado por algo.

  2. tucho dijo:

    Ultimamente ha habido una justa revalorización de lo que es Cerati como guitarrista y como músico en general. El disco es buenísimo, una excelente forma de volver a las fuentes sin que suene a “retorno con el rabo entre las piernas a la vieja fórmula”. Destaco también “Uno entre mil” y “Otra piel”, pero es todo parejito, cosa rara en estos días.

  3. Juan RRR dijo:

    A mi me encantó, creo porque es un disco muy Soda ¿qué puedo decir? animal de costumbres que es uno.

  4. Quime dijo:

    Al comienzo no me gustó crimen, pero ahora me gusta, y sobre todo el
    nuevo tema.

  5. avellanal dijo:

    Facu: ¿El regreso de Soda Stereo? Todo muy lindo, todo muy lindo. Pero de mí parte: no comment, como dice el “Coco” Basile.

    Tucho: Sí, es cierto. Todo el disco es de una solvencia inusual; pareciera no tener material de relleno.

    Juan: Es un disco con un sonido característico que remite directamente a Soda”, sin duda. Pero, sin embargo, al mismo tiempo posee peculiaridades propias de Cerati como solista, que lo enmarcan en un plano de originalidad que le permite distanciarse un tanto de la carga nostálgica del pasado.

    Quime: Sucede a menudo eso de que un tema no termina de convencer cuando lo escuchás las primeras veces. No todo es “amor a primera vista”, sino que hay que ir acostumbrando el oído.

  6. Nogrod dijo:

    No se con qué motivación puedes escuchar esa música.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s