“Lord of War”, de Andrew Niccol

No estrenada en los cines argentinos –verdadero despropósito, que no es motivo de sorpresa en los tiempos que corren, donde los distribuidores nos bombardean sin compasión con remakes superfluas y superproducciones que no narran historias sino que combaten entre sí por ver quien cuenta con los efectos especiales más rimbombantes–, Lord of War es un saludable soplo de aire fresco para el público que consume cine de Hollywood, y no se conforma con tan poco.

Andrew Niccol, quien escribiera el guión y dirigiera una de las mejores películas de ciencia ficción de la década pasada, Gattaca, decidió aventurarse a reflexionar sobre el tráfico de armas: decisión digna de resaltar, puesto que no abundan cineastas que se comprometan de este modo; lo más fácil y conveniente es mirar hacia otro lado, ignorar la temática supuestamente inadecuada, incorrecta o polémica. Syriana, de Stephen Gaghan, es el ejemplo más próximo y estupendo de película denunciadora que se me ocurre.

La historia, también fruto de la pluma de Niccol, describe el “ascenso” ilimitado, hasta convertirse casi en millonario, de un traficante armamentístico de humilde origen ucraniano, interpretado con mucho oficio por un impecable Nicolas Cage, que carga con el nada menor peso de estar presente en casi todas las escenas de la película: por esta alta exposición se muestra un tanto contenido, sin perder en la actuación un ápice de su carisma. Yuri Orlov, su personaje, desata una guerra, sin armas, contra sí mismo, una guerra interior, de la que sale fatídicamente perdedor; me figuro que esa es, en parte, la parábola del filme. Volviendo al artista, cada vez que repaso la carrera de Cage me convenzo más y más de que es uno de los actores actuales que va en camino a convertirse en un verdadero referente, por sus méritos frente a la cámara y no por toda la maquinaría mediática que rodea al submundo “hollywoodense”, y pese a que la mayoría de las últimas películas en las que participó fueron entre malas y execrables.

Más allá de la innegable valentía propia de la película, yo destaco que no se haya apelado al recurso trillado y meramente comercial de situar la narración dentro de un campo de batalla, con explosiones, refriegas y ejecuciones por doquier. No, Lord of War es una cinta que nos sumerge de lleno en la menos sangrienta pero igual de putrefacta atmósfera del comercio internacional de armas, con realismo, a pesar de algunos deslices menores del guión. Así es que el personaje de Cage viaja a su país natal y saca réditos del final de la Guerra Fría, traficando un arsenal impresionante de armamento que, una vez caída la “cortina de hierro”, quedó inutilizado y disponible en los infernales depósitos de los pretéritos estados soviéticos, como Ucrania. El destino, por lo general, es el Tercer Mundo, principalmente el continente africano, ingobernado por bestiales déspotas que promueven guerras internas a más no poder. La película muestra también, sin anestesia, cómo desde las más altas esferas del poder político mundial se protege y se alienta a estos individuos que se dedican a lucrar en base a la sangre de los demás. Si bien ésta es una ficción en su estructura, los hechos se condicen de forma cierta con la realidad. Las autenticidades que Niccol nos irradia con su cámara, verdaderos aguijones a la conciencia de todo ser humano con un mínimo de sensibilidad y decencia, son dosificadas con un correcto ritmo narrativo, y encuentran su punto máximo en ciertos dichos o diálogos, que resultan, además de efectivos, brillantes –como, ya al final, el que mantienen los personajes opuestos pero análogos de Nicolas Cage y Ethan Hawke–.

Párrafo aparte para los innovadores y brillantes créditos iniciales, todo un detalle que habla por sí solo. Tal vez, por otro lado, la voz en off sea un tanto exagerada y redundante. La banda sonora es otro aspecto ciertamente gratificante que colabora para redondear un film muy logrado: suenan, entre otros, David Bowie, Wolfgang Amadeus Mozart, Jeff Buckley, Eric Clapton y Portishead.

Sátira mordaz sin perder un viso de realismo, Lord of War es una película inteligente y muy cuidada en los aspectos técnicos, que debería ser de visionado obligatorio, y no sólo para los amantes del buen cine, sino para cada integrante de una sociedad (la actual) apática, indiferente, que encuentra más sencillo simular que no sucede nada a su alrededor.

Lord of War (EE.UU., 2005).
Director: Andrew Niccol.
Intérpretes: Nicolas Cage, Jared Leto, Ethan Hawke, Bridget Moynahan, Ian Holm.
Calificación: 7.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “Lord of War”, de Andrew Niccol

  1. Facu dijo:

    Nicolas Cage no es un actor que me caiga muy bien que digamos. Como bien apuntás últimamente las películas en las que trabajó son malísimas-y sino miren ‘El motorista fantasma’, pero en esta que reseñas, y que a mi también me gustó mucho, tiene un actuación de diez.

    Ya viste ‘Mr Brooks, la de Kevin Costner?

  2. Ignacio dijo:

    En este país solamente estrenan boludeces jueves tras jueves. Cine francés o italiano por ejemplo, es casi utópico de ver en las carteleras.

  3. kleefeld dijo:

    Una pregunta, Clau: ¿la peli y el mensaje de Niccol son sinceros?
    Lo digo porque en principio no es que me atraiga demasiado.

    Y si no has visto a Cage en “Corazón salvaje” de Lynch no le has visto en ningún film xD Ah, y si no has visto “INLAND EMPIRE” de Lynch no has visto ningún film, tal cual xD

  4. avellanal dijo:

    Facu: sí que vi -creo que alguien la alquiló en mi casa- esa mediocre película que mencionás. Me da la impresión que Kevin Costner y Demi Moore son figuras demasiado anacrónicas.

    Ignacio: también estrenan casi 100 películas made in Argentina por año, para que nadie vaya a verlas. ¡Qué paradoja!

    Kleefeld: no sé a qué te refieres específicamente con “mensaje sincero”. A mí me pareció una película honesta, que cumple con un objetivo muy claro, expuesto con más rabia que profundidad, desde el primer momento. Claro está, es posible que esté equivocado.

    Antes de ésta peli, la última actuación que me gustó (y mucho) de Cage fue en “Adaptation”. Espero verlo pronto en la de Lynch que dices. Sucede que Lynch me abruma sobremanera; tengo que ver sus películas con una diferencia de por lo menos tres meses. Hace relativamente poco me dejó perplejo con “Lost Highway”, y todavía no reacciono de ese tremendo sacudón que le proporcionó a mi humanidad.

    Greetings, and more cookies.

  5. Vampiresa dijo:

    Me he quedado totalmente atrasada en cuanto a temas del celuloide, en realidad tengo que ver más cine.
    Lo último que vi de Nicolas Cage fue, ladrón de Orquídeas y la última (retorcida) que vi de Lynch fue Imperio…

    Tengo que hacer algo con mi vida…

    Saludos Avellanal, me permitís linkearte en mi blog?

    Un abrazo!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s