¡Ay, Georgie, cómo se nota que vos nunca te subiste al paravalanchas del Monumental!

Si tengo que ser sincero, me importa un comino que un sector importante de la población (el sector no futbolero, claro) razone que todos aquellos que seguimos con devoción indómita a un equipo de fútbol, somos una manada de desaforados hombres de las cavernas. Y, ensanchando la mirada, menos aún me afecta el desprecio que, en general, los intelectuales suelen enfáticamente demostrar para con el fútbol. No me interesan estas opiniones provenientes de una elite horrorizada, básicamente porque estas personas, estoy seguro, jamás jugaron al fútbol, y porque sus juicios de valor acostumbran a pecar de un alto grado de maniqueísmo. Con su sarcasmo a cuestas, Borges condenó al fútbol, en una de sus frases menos felices, asegurando que se trataba de una cosa estúpida de ingleses. ¡Ay, Georgie, cómo se nota que vos nunca te subiste al paravalanchas del Monumental!

Considero bastante evidente que el hecho de la existencia de hooligans –en su versión inglesa, en su versión italiana, en su versión argentina– no significa que todos los que podemos llorar –de alegría, de tristeza– a causa de lo acontecido dentro de un estadio en noventa minutos, seamos hooligans. Además, se sabe, a los hooligans, a los barras bravas, lo que menos les interesa es el fútbol como hecho deportivo (sería saludable poder distinguir sin dificultades entre simpatizantes y fanáticos, para comprender mejor el fenómeno y no caer en falsas diatribas). Por lo tanto, el anatema borgeano o frases descalificadoras hacia los hinchas, como alguna de Rudyard Kipling, repito, me tienen sin cuidado. Llevando agua para mi molino, podría citar, por ejemplo, a Albert Camus, quien expresara que la pelota nunca viene hacia uno por donde uno espera que venga. Esto me ayudó mucho en mi vida… lo que más sé acerca de moral y de las obligaciones de los hombres se lo debo al fútbol.

El fútbol, pese a lo que se afirma, no es un enemigo de la cultura. La clásica contraposición de libros versus fútbol, como dos paradigmas antagónicos e irreconciliables, obedece a una concepción netamente aristocrática y vanidosa, que desprecia a lo popular, quizá confundiéndolo con lo populista. No sorprende pues que prácticamente no se registren antecedentes de “literatura futbolística” en la Argentina sino hasta el advenimiento del primer peronismo, dado que antes, escribir seriamente sobre fútbol “estaba mal visto”, era poco menos que una herejía. ¡Qué ridiculez! Como si Cortázar no hubiese escrito sobre boxeo, como si Hemingway no hubiese escrito sobre béisbol. Como si la literatura conociera de “terrenos minados”, intransitables para un escritor: ¡la literatura es vida, señores!

Es cierto que también existen análisis más sesudos, que llegan a la conclusión –simplificando y reelaborando la famosa frase de Marx– de que el fútbol es el opio de los pueblos. Juzgo a dicha crítica como más acertada: no lo niego, cuando todo lo esencial se transforma en un vaivén supletorio y queda sepultado, como los egipcios por el Mar Rojo, a causa del acontecimiento que acredita “verdadera significancia” (como un Mundial), cuando el fútbol obnubila y se transforma en todos los ejes de la carreta existencial, entonces el deporte sí es claramente nocivo para las sociedades. Empero, esta posición nuevamente condena al todo por una porción: yo soy un ferviente riverplatense, pero creo tener bien en claro un orden de jerarquías, una escala valorativa, y el fútbol, si bien es un entretenimiento del que disfruto sobremanera, de ningún modo podría desplazar de mi vida aspectos verdaderamente cardinales: ejemplificando de modo simple y banal, nunca dejaría de asistir a la celebración del cumpleaños de un amigo para quedarme viendo un partido por la televisión.

Pasando ahora con exclusividad al campo de la “literatura futbolística”, debo remarcar la figura del fallecido Roberto Fontanarrosa, quien por medio de sus desopilantes cuentos retratara, con un lenguaje ameno y atiborrado de códigos, un lenguaje a mitad de camino entre el habla del “tablón” y la Real Academia, al hincha y al futbolista argentino. En ese sentido, las historias, surrealistas, rebosantes de ingenio, que pueblan volúmenes como El mundo ha vivido equivocado o No sé si he sido claro, son inolvidables. Por ejemplo, “La observación de los pájaros”, un maravilloso cuento en el que Fontanarrosa describe con minuciosidad el meditabundo y nervioso andar por las desiertas calles de la ciudad de Rosario, y mientras se está jugando el clásico local, de un simpatizante que no quiere enterarse del resultado. También en el ámbito nacional, Osvaldo Soriano, un escritor (injustamente) desdeñado por los círculos intelectuales vernáculos, le dedicó varios relatos al fútbol, alguno de ellos muy conocidos, como “Maradona sí, Galtieri no” o “El penal más largo del mundo”. Sería materia de otro artículo intentar sondear acerca de por qué la temática se presta más para ser abordada a través del cuento, en desmedro de la novela.

Para concluir, me parece inadmisible dejar de citar a un artista de la talla de Pier Paolo Pasolini, que traza asociaciones entre dos campos que él conocía muy bien: el fútbol y la poesía: El fútbol es un sistema de signos, por lo tanto es un lenguaje. Hay momentos que son puramente poéticos: se trata de los momentos de gol. Cada gol es siempre una invención, es siempre una subversión del código: es una ineluctabilidad, fulguración, estupor, irreversibilidad. Igual que la palabra poética. El goleador de un campeonato es siempre el mejor poeta del año. El fútbol que produce más goles es el más poético. Incluso el dribbling es de por sí poético (aunque no siempre como la acción del gol). En los hechos, el sueño de cada jugador (compartido por cada espectador) es partir de la mitad del campo, dribbliar a todos y marcar el gol. Si, dentro de los límites consentidos, se puede imaginar en el fútbol una cosa sublime, es ésa. Finalizo yo: vaya si sabrá Maradona de eso.

Esta entrada fue publicada en Deportes, Literatura. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a ¡Ay, Georgie, cómo se nota que vos nunca te subiste al paravalanchas del Monumental!

  1. Ignacio dijo:

    Se ha producido un milagro: es la primera vez que te veo criticar a Borges.

  2. val dijo:

    No creo en absoluto desafortunado a Borges en esas declaraciones. El futbol en si no es malo, practicar deporte es positivo. El problema es la afición, la ceguera y la estupidez del invidividuo.

  3. kleefeld dijo:

    Nada que añadir al comentario de val, así que me limitaré a copiarlo, a riesgo de que pueda acusarme de plagio:

    “No creo en absoluto desafortunado a Borges en esas declaraciones. El futbol en si no es malo, practicar deporte es positivo. El problema es la afición, la ceguera y la estupidez del invidividuo.”

    Aunque en realidad el texto lo escribí yo, y val se limitó a copiármelo. El hecho de que el mío haya aparecido más tarde es meramente circunstancial. Yo lo escribí antes. Y a ver si val se atreve a rebatírmelo.

  4. avellanal dijo:

    No sé si es adecuado injuriar a algunos de los pocos lectores que tiene el blog, pero correré el riesgo. “La afición, la ceguera y la estupidez del individuo”, dicen por ahí, y yo pregunto: ¿la afición, la ceguera y la estupidez del individuo son características cuya portación es exclusiva del mundo futbolístico? ¿No existe afición, ceguera y estupidez dentro de la literatura, dentro de la pintura, dentro de la política, dentro de la religión? Estigmatizar al fútbol tomando como base generalizaciones vagas y abstractas, además de ser un lugar común, es, perdónenme, una soberana tontería. Y, como si fuera poco, es una gran, gran mentira. Por lo demás, no voy a repetir lo que ya escribí en la entrada. Camus, Pasolini, Derrida, García Márquez… podría nombras a tantas personalidades que se regodeaban con el hecho estético del fútbol y lejos estaban de ser bárbaros incivilizados.

    Creo que el desprecio de personas como Borges y ustedes dos, se debe a resabios intelectualoides que aún no logramos hacer desaparecer. Es, en definitiva, más bien una pose: la pose del hombre culto escandalizado ante la pasión que generan “veintidós salvajes corriendo detrás de una pelota”. Una pasión que, ciertamente, nunca se han esforzado por comprender ni por analizar.

    Y, por cierto, Nacho, sí he criticado antes a Borges; por ejemplo, le he criticado su ferviente gorilismo.

  5. val dijo:

    Bueno, de destacar alguien como intelectualoide y elitista, ese serías tú. El problema es que te gusta el fútbol, y no lo sabes asimilar bien:)

  6. avellanal dijo:

    Del reticente y elitista Kleefeld no diré absolutamente nada, porque me consta que no le gusta el fútbol, y de algún modo, es lógico que piense como piensa. Pero lo tuyo Valhala ya transita por otros carriles, lo tuyo es un deporte: llevarme la contraria, y con tal propósito no vacilas siquiera en renegar del fútbol, un deporte que, en el fondo, te gusta tanto como disentir con el que escribe.

  7. val dijo:

    Disentir es algo que disfruto muchísimo más. Creeme:)

    El fútbol como espectáculo es bonito, hasta un límite. Lo que vivís en Argentina es horrible. Lo de acá también, pero quizá no sea tan-tan enfermizo, aunque es posible que sí más repugnante.

  8. avellanal dijo:

    Iker, no hacía falta que lo aclararas. Desde hace unos años a esta parte, ya me he anoticiado lo suficiente sobre las gratas emociones que te proporciona discutir conmigo hasta en aquellos en lo que estamos de acuerdo. Si lo mío es enfermizo, lo tuyo no deja de ser patológico, che pibe.

  9. Germán Ricoy dijo:

    Permítaseme ser pedantísimo para intentar mantenerme a la altura de los contertulios y discrepar de todos ustedes, en una cuestión puntual:

    Se dice “discrepar de” y no “discrepar con”. Si alguien discrepa “con” alguien, se entiende que ambos están discrepando, de común acuerdo, de las opiniones de un tercero, probablemente el árbitro.

    La Real Academia Española abunda en esta cuestión, en el artículo correspondiente de su DPD:

    http://buscon.rae.es/dpdI/SrvltConsulta?lema=discrepar

    Por lo demás, toda pasión es estúpida, si el que la practica es imbécil.

  10. avellanal dijo:

    Gracias por la corrección, Germán. Y por cierto, un gusto verte por aquí nuevamente. :D

  11. Germán dijo:

    Vaya, vaya, mejor me pongo un casco, no estoy a la altura de esta discusión.

    Para ponerme en forma intelectualmente, mañana miraré la práctica de la 1ª de GEBA de Rugby.

    xD

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s