¡Inquisición, Inquisición!

Si bien este suceso acaeció hace varias semanas, no quería pasarlo por alto, pues revela a las claras varias cosas que considero importantes. Me refiero a la férrea oposición que un grupo de profesores (más concretamente, 67 sobre un total de 4.500) de la principal universidad pública romana, manifestó contra la visita a esa institución de Joseph Ratzinger, quien había sido invitado por el rector a fin de inaugurar el ciclo lectivo. Claro está, las impugnaciones no provinieron tan sólo de una minoría docente, sino que la sola posibilidad de que el Papa visitara “La Sapienza” despertó la ira de un grupo de estudiantes Curiosamente, estos alumnos señalaban, entre sus argumentos, el hecho de que la Iglesia había sido enemiga de Galileo, trayendo a colación (una vez más, para variar) cuestiones de las que nos separan varios siglos. Me pregunto entonces, ¿quiénes encarnan ahora el espíritu de la Inquisición: Benedicto XVI, quien comenzaba el mensaje que no pudo leer diciendo: No vengo a imponer mi fe; o los grupúsculos estudiantiles que, en desmedro de la resolución de las mayorías, impiden hablar dentro del recinto universitario a –como expresó una nota editorial en el periódico “La Repubblica”– uno de los mayores intelectuales de la Europa de hoy?

Por lo demás, un matemático de origen judío, profesor en la mencionada universidad, ha recordado que precisamente el vilipendiado Ratzinger pronunció en 1990 una conferencia en la que defendía y ensalzaba a Galileo Galilei. En aquella oportunidad, el alemán expresó: La fe no crece a partir del resentimiento y del rechazo de la racionalidad, a la par que explicaba, reconociendo y pidiendo perdón por los errores pretéritos, cómo cambió a través de los siglos la postura adoptada por la Iglesia Católica ante la ciencia. El profesor de Matemáticas reflexionaba al respecto: Es sorprende que quienes han escogido como lema la célebre frase atribuida a Voltaire: “lucharé hasta la muerte para que tú puedas decir lo contrario de lo que yo pienso”, se opongan a que el Papa pronuncie un discurso en la universidad de Roma.

Es preciso recordar que Ratzinger antes de ser Papa, antes de ser cardenal, también fue profesor universitario. Y de la lección que finalmente no le permitieron pronunciar, se desprende una honda y aguda reflexión sobre la verdadera esencia universitaria, en términos de filosofía política, al formularse (al formularnos) las preguntas: ¿qué es la universidad?, ¿cuál es su tarea? Entonces afirma: Una pregunta gigantesca a la cual, una vez más, puedo tratar de responder sólo con algunas observaciones. Pienso que se puede decir que el verdadero, íntimo origen de la universidad está en el deseo de conocimiento propio del ser humano. Después, entre sus citas de autoridad, menciona a Sócrates, a John Rawls y a Jürgen Habermas. Empero, quiero destacar otro fragmento de su discurso que juzgo capital: (…) Frente a una razón a-histórica que busca autoconstruirse sólo en una racionalidad a-histórica, la sabiduría de la humanidad como tal –la de las grandes tradiciones religiosas– ha de ser valorada como realidad que no se puede tirar impunemente al tacho de la basura de la historia de las ideas. (…) ¿Qué ha de hacer o decir el Papa en la universidad? Seguramente no debe buscar imponer a otros autoritariamente la fe, que sólo puede ser donada en libertad.

Por último, siempre se saca algo positivo de todo, incluso de sucesos pocos felices. En este caso, resulta una buena noticia que quede en evidencia quiénes son los que niegan el derecho a la expresión, quiénes son los que, embanderados en (falsas e infantiles) prédicas de izquierdas, adoptan actitudes antidemocráticas ante todo aquel que sostiene posiciones contrarias a las propias. Los (supuestos) paladines de la racionalidad son los primeros que se ocupan de atentar contra ella. Es una gran noticia, repito, que la intransigencia, el sectarismo y la intolerancia (de poquísimos) salgan a la luz de modo tan claro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Filosofía, General. Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a ¡Inquisición, Inquisición!

  1. val dijo:

    a) Benedicto impone su fe, es el líder de uno de los pocos Estados teocráticos del mundo. No acepta ideas contrarias a las suyas. Utiliza mecanismos internacionales contrarios a los principios diplomáticos.
    b) Defiende el diseño inteligente. Apoya a aquellos que defenestran el evolucionismo. Por eso se posicionó en su contra la facultad de ciencias, no hay fisuras al respecto en el mundo de la ciencia.
    c) El Vaticano coarta, en la mitad de la ciudad de Roma, la libertad de los italianos.

  2. JRRR dijo:

    No se Val, el RATzinger no es de mi devoción (en realidad ningún cura lo es, menos aún cuando defiende el diseño inteligente o el infierno como sitio físico) pero negarle el derecho de palabra es rebajarse al nivel de esa iglesia retrograda.

    Que diga lo que tenga que decir y ya y el que se considere católico que acate sus ordenes o lo desobedezca a conciencia.

  3. val dijo:

    Bueno, JRR, yo no le niego su derecho a expresar cualquier idea-lo cual, dicho sea de paso, es imposible en el Estado Vaticano-, sencillamente comento mis impresiones al respecto.

    Por otra parte, he de añadir: que el rector de la universidad pública invite a Ratzinguer para INAUGURAR el ciclo lectivo me parece siniestro.

  4. avellanal dijo:

    Yo creo que episodios como éste deben servir para que todos los sectores de la ciudadanía reflexionen. Y ciertamente, así como hoy no le han permitido expresarse a la cabeza de la Iglesia Católica, y han protestado por ello personas irreligiosas, el día de mañana, cuando se practique la misma obstrucción contra, pongamos, un consumado ateo como Michael Onfray, deberían ser precisamente los católicos y los fieles de otros credos, quienes deberían quejarse antes que nadie.

  5. pads dijo:

    aunque suene raro estoy de acuerdo con Clau y Val… pero me temo que resultará muy difícil que algún día un ateo inaugure el curso en una universidad católica…

  6. kleefeld dijo:

    Si apetece a tan divina concurrencia, puedo escribiros un par de fragmentos de lo que se dice en el “Doktor Faustus” acerca de la unión de la fe con la ciencia, haciendo hincapié sobre todo en la teología pero refiriéndose, de un modo más general, al estudio en sí.

    A mí me parece coherente que un Papa inaugure el curso en una universidad católica. Para eso es católica, ¿no? A mí no me verían el pelo, pero cada cuál se mete donde le parece…

  7. Legna dijo:

    No me meteré nunca en las cuestiones morales de la personas, y no me meteré nunca en la libertad de expresión de alguien a no se que niegue la mía, y en este caso decir que el papa no dice nada sin imponer me parece discutible.

    La influencia de la iglesia católica es innegable en gran parte de la población occidental. La misma figura del papa, es imposición y corriente de opinión dominante para un enorme porcentaje de la población, que no lo cuestionara por algo tan dudable como el “Principio de autoridad” que en su traducción religiosa sería el “Dogma de Fe”.

    Este hombre, ha sido el que ha dicho que la Tª de evolución era algo irracional argumentando sobre textos religiosos (Que es como si yo quisiera demostrar o dejar de demostrar la existencia de Dios con un tratado de mecanica cuántica). Este hecho deriva en una opinión en muchas personas con una falta de espíritu crítico, que hoy son legión.

    La corriente de opinión orientada no es lo mismo que la afirmación basada en hechos objetivos.

    Y en el Vaticano no creo que sean tan estúpidos como para ignorar esto. Lo cual debería llevar a una reflexión.

    Por último, decir que no creo que nadie, basándose en el principio de autoridad, debería gestionar y asesorar sobre la moralidad de nadie. Algo falla cuando tanta gente atiende y no cuestiona dicho principio.

    Nos leemos.

  8. Guido dijo:

    Pues yo tengo sentimientos mixtos. Yo no me hubiese opuesto a que hablara, con la condición de que no fuese en esa circunstancia y de que otra parte tuviese un derecho a réplica y la audiencia el derecho a preguntas. Algo así como lo que le hizo Columbia a Ahmadinejad.

    Porque la verdad yo quiero saber qué pasa por la cabeza de un hombre que expulsa a alguien por ser homosexual, pero a otro que miente descaradamente acerca de los anticonceptivos, el sida, y acusa a los europeos de genocidio, ese sigue en su puesto. me refiero al Arzobispo Chimoio, paladín de la ignorancia, en Mozambique, La catadura moral de un personaje como Benedicto, a luz de esos hechos, es por lo menos dudosa. Muy dudosa, y quizás inaceptable para un acto como este, pero, si a Ahmadinejad y a Bush se les da tribuna, pues Benedicto es una nota al margen.

    El punto de legna es sumamente válido también, Benedicto no es tonto y se nota que juega con la ambigüedad a la hora de desacreditar la ciencia.

    Y que no se nos olvide que hace poco los parlamentarios católicos de Italia querían evitar que se transmitiese en Tv un documental acerca de curas abusadores de niños y muchos de los que ahora gritan !Censura¡ eran los mismos que apoyaban la medida. http://www.clarin.com/diario/2007/05/22/elmundo/i-02501.htm

    Y no olvidemos que Benedicto en efectó afirmó que la sentencia de Galileo era racional y justa. Entiendo que puede que sus palabras se hayan tomado fuera de contexto, pero este señor ha jugado mucho tiempo como ya dije, con la ambigüedad y la hostilidad hacia la ciencia. Y que sus declaraciones hayan sido malinterpretadas (si es que no lo dijo de verdad con el sentido que parece, que yo lo veo posible) no sorprende en lo absoluto.

    En resumen, que Claudio tiene razón parcial, los cabezas calientes actuaron mal exigiendo la prohibición de la visita (que al final fue el papa quien declinó ir, OJO), pero ciertamente da un poco de risa ver a la iglesia clamado legitimidad moral luego de tanta censura. Si no sabrán eso los españoles durante Franco…

  9. avellanal dijo:

    Pads: resulta materialmente imposible, y tú lo sabes mejor que nadie, estar de acuerdo al mismo tiempo con Val y conmigo. O te decantas por uno o por otro, che (xD). Y por cierto, no sé si la comparación que estableces es del todo válida, pues la universidad a la que había sido invitado Ratzinger es laica, y seguramente habrá allí una considerable cantidad de alumnos y profesores católicos, que no la totalidad, claro. En todo caso, lo que sí podría confrontarse, como escenario alternativo, es si en tal universidad romana un profesor ateo recibiría la misma invitación para inaugurar el curso. Yo creo que sí, sin ningún problema.

    Kleefeld: no sé por qué no has puesto ya los fragmentos que has prometido, che. Y ya sabemos que a ti te veríamos el pelo por otros ámbitos, por otros recovecos.

    Legna y Guido: sobre las personas que aprueban automáticamente todo aquello que se predica o sale del Vaticano, sin efectuar antes una sincera reflexión, no se puede decir otra cosa: son fanáticos. Igual de fanáticos, claro está, que aquellos cientificistas -que no científicos- que se pronuncian sobre la fe con descarada ferocidad, sucumbiendo en el odio antiteológico. Porque, en definitiva, como decía Unamuno, la religiosidad no parte de una necesidad racional, sino más bien de la angustia vital propia de los hombres. Creer en Dios supone constantes titubeos, eterna congoja, significa más anhelo que seguridad de Su Existencia. Bueno, por lo menos, esto es lo que a nivel personal me sucede. La fe, creo, debe estar diversificada por la duda, pues de ésa pretensión, de esa ansia, de esa hambre de Dios, es que finalmente brota la esperanza.

    Y no me extiendo más, que es tarde, hace calor y tengo sueño. Gracias por tan valiosos comentarios.

    Greetings, and more cookies.

  10. pads dijo:

    hmmm, Clau, creo que mi comparación es válida, solo digo que si el Papa es invitado por una universidad laica, porqué no iba a invitar una universidad católica a un ateo?

    es que es un juego en el que unos establecen unas normas y otros se aprovechan de ellas: en una universidad laica existe la libertad de que cada uno crea en lo que quiera, o en nada. Sin embargo (al menos aquí en España) para ser profesor en una universidad católica tienes que ser católico y practicante, y no hay hueco para nadie más. Me parece que eso es jugar con ventaja: me aprovecho de la libertad laica, pero la niego en mis dominios

  11. avellanal dijo:

    Pues yo estoy convencido que no es lo mismo, Pads. En una universidad católica básicamente se enseña X disciplina junto a la enseñanza de los contenidos esenciales de la doctrina católica; esto es, una especie de pedagogía de Dios. Por ende, resulta lógico que los profesores sean católicos, aunque tranquilamente podría impartir clases allí una persona no católica, pues se cae de maduro que no es una conditio sine qua non ser católico para conocer los postulados fundamentales del catolicismo a lo largo de su historia.

    Por otro lado, como bien dices, en una universidad laica conviven creyentes de diversas religiones con ateos, puesto que el ámbito público es democratizador. Y justamente por eso, allí es donde debe existir la diversidad, donde deberían tener su espacio todos. Joseph Ratzinger, gusten más o menos sus ideas, es un intelectual de fuste en nuestros días, y por eso mismo, y no tanto por ser circunstancialmente el Papa, es que debería poder dar una clase en la universidad pública, como también deberían darla intelectuales judíos, musulmanes, agnósticos, etc. Yo también voy a una universidad laica, y el año pasado, el ciclo lectivo fue inaugurado por una jurista atea, “garantista”, partidaria de la legalización de las drogas y del aborto, por lo que está en mis antípodas. Sin embargo, me pareció perfecta la elección, pues su trayectoria y representatividad jurídica en la Argentina son encomiables. Por eso, creo que las instituciones públicas deben estar abiertas a aprovechar su heterogeneidad. Pienso que de ahí parte la riqueza de estas instituciones.

  12. Fran dijo:

    En España también hay incidentes en las universidades, por ahora sólo de radicales y en conferencias de la derecha, que no está muy centrada últimamente. Pero, en general, es probable que los estudiantes de ahora hayan sustituido la visión de la universidad como lugar de ilustración por el de lugar de formación caro, largo y de dudosa proyección laboral.

  13. Guido dijo:

    la verdad tu respuesta no me ha parecido muy satisfactoria, Claudio.

  14. avellanal dijo:

    Lo siento, Guido, pero cuando escribo una respuesta o un comentario sólo procuro que me sea satisfactorio a mí, aunque rara vez lo consigo.

  15. Guido dijo:

    Pensé que no te iba el solipsismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s