Equívocos en torno a un olvidable poema

A María Kodama –viuda de Borges, una especie de Yoko Ono criolla–, se le podrán achacar infinidad de injusticias perpetradas otrora, cuando Georgie aún vivía (Bioy Casares algo relata en su impresionante y reveladora obra titulada Borges). Sin embargo, nobleza obliga, hay una cosa que se le debe reconocer, y es que, por conveniencia, placer o simple admiración, se ha convertido en una de las personas –al menos dentro de la geografía nacional– que con mayor recelo y conocimiento resguarda y difunde la obra borgeana. Por eso, imagino cuán grande habrá sido su sorpresa cuando, hace poco más de un mes, le leían frente a los rasgos orientales de su rostro, como si fuera de Borges, el horrible poema Instantes, en el marco de un homenaje a Leopoldo Lugones, donde ella tenía previsto dar una conferencia acerca de la influencia que aquél inmenso poeta ejerció sobre el más célebre de los escritores argentinos.

Entiéndase: que le atribuyan su firma en variopintos sitios de Internet o en ignotas revistas supuestamente literarias, era un hecho con el que, poco a poco, nos habíamos acostumbrado a convivir. Empero, que en un evento organizado por la secretaría de cultura de la provincia de Córdoba, una escritora asociada al “mundillo cultural vernáculo” leyera emocionada, ante un auditorio colmado: “Si pudiera vivir nuevamente mi vida,/en la próxima trataría de cometer más errores./No intentaría ser tan perfecto,/me relajaría más./Sería más tonto de lo que he sido,/de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad”, luego de presentarlo como uno de los más conmovedores poemas jamás salidos de la pluma de Borges, parece, cuando menos, una burla del destino. ¡Mirá que la producción poética de Borges no es precisamente infecunda… y justo van a elegir (para homenajearlo) un poema que no es de su autoría! Cuentan, algunos que estuvieron allí, que en el preciso instante en que esta mujer terminó de recitar y la concurrencia empezó a aplaudir, la Kodama saltó automáticamente de su asiento, y efectuando toda clase de aparatosas gesticulaciones, en un intento desesperado, trataba de hacer entender a todos los presentes que Instantes, ni por asomo era de Borges. Luego tomó el micrófono, y con un dejo de estupor, explicó que el texto pertenecía a la desconocida Nadine Stair, y que presuponía –aunque nadie lo haya advertido– la más acabada antítesis de los pensamientos vitales borgeanos.

Que a estas alturas, cuando han circulado más que certeras evidencias de que el poema en cuestión podrá ser de Stair o de cualquier otro autor, pero no de Borges, es inaudito que no pocas personas se empeñen en seguir pretendiendo que sea de él. Verdaderamente hay que estar muy ajenos a su literatura para encontrar en esas líneas algún mínimo rasgo suyo. Iván Almeida afirma: El Borges de Instantes es un Borges que quisiéramos ver arrepentido. Arrepentido de ser el más citado de los autores sin ser comprendido por los pobres que gozan de las series televisivas.

En línea con lo afirmado por Vicente Muleiro, se hace imperante cavilar que tal vez esta repentina popularidad que ha alcanzado Instantes no sea sino la más reciente socarronería que el mismísimo Borges, desde el más acá, desde el más allá, les tendió a críticos, intelectuales, lectores, editores y escritores. No nos sorprendería que así fuera, claro que no.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Literatura. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Equívocos en torno a un olvidable poema

  1. Germán Ricoy dijo:

    “Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.

    Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan. Etc”

    Este texto se atribuye a García Márquez y los masoquistas pueden encontrarlo por internet bajo el epígrafe. “Se despide un genio”. En teoría, Gabo se muere urgentemente a causa de un cáncer linfático… desde hace más de cinco años.

    Es curioso que en estos bulos casi siempre se trata de un reconocido escritor que hace balance en los últimos instantes de su vida, ya sea por vejez o por una enfermedad terminal. Lo que me pregunto es porqué nadie se inventa a un músico como autor de esos textos o a un pintor. Imagino que para quienes profieren este tipo de documentos, solo un gran escritor puede ser capaz de alcanzar semejantes “cumbres”.

    Lo cual esconde una vanidad sin límites, propia de personas ignorantes, visible en el hecho de atribuir a escritores de talento contrastado un texto que a todas luces está escrito por una persona cuyas capacidades intelectuales y bagaje cultural es notoriamente inferior al del autor atribuido.

    Y, por supuesto, la gran ignorancia del público en general, capaz de creer que estos engendros han sido paridos por la pluma de algún gran escritor. Con semejantes espectadores, no es de extrañar que cualquier sátrapa pueda pasearse desnudo por las calles de su país mientras todo el mundo admira sus nuevas vestiduras.

    O que en innumerables blogs de internet abunde tanta basura que se hace pasar por literaria.

    O que alguien crea que Cortázar escribió Rayuela.

  2. Guido dijo:

    Horroroso. Yo la verdad nunca me pude creer que Borges hubiese escrito eso. La verdad, me recuerdan a aquellas historias cristianas de la conversión de Voltaire en su lecho de muerte.

  3. thermidor dijo:

    A Brecht le han atribuido mil y un textos, en comparación esto es una nadería.

    Lo más interesante del acontecimiento que comentas es la iconización del autor. Fíjate como expertos borgeanos aplaudieron a rabiar. Buena muestra de que, una vez parida la obra, el autor es un estorbo. Da igual quien lo escribiera, es un nombre, una institución bajo la cual puede haber una o varias personas físicas, careciendo esto último de toda importancia…

  4. poemasreunidosgeyper dijo:

    Superando a la ficción. Borges hubiera estado encantado. Una suplantación, una falsificación, un juego…

  5. iarsang dijo:

    Vaya, vaya, qué curioso, desde luego uno no deja de aprender cosas. La verdad es que es muy curioso cómo afecta a la gente el pensar que tal obra viene de una u otra persona, y las diferentes valoraciones que ello conlleva.

    Lo que me lleva también a la dificultad de juzgar con total objetividad una obra. A mí me resulta muy difícil, y eso que creo que poco a poco he ido desarrollando ciertas capacidades analíticas y una experiencia humilde, pero que me da cierto bagaje. Aún así, sé que no juzgo igual determinadas obras según de quién provengan, y en casos como el que citas, aunque esos versos me han espantado, no me extrañaría que fuera de los primeros en caer en el engaño.

    Es algo que me he planteado muchas veces sobre todo con respecto a la música. ¿Valoraría lo mismo una canción que oigo por primera vez si me dicen que es de tal grupo que me gusta aún siendo de otro grupo que nunca me ha convencido (reconocimiento de voces y formas de tocar aparte)? Para mi desgracia tengo que decir que no. Es algo que me preocupa y que bueno, espero ir solucionando con el tiempo, aunque nunca estaremos libres de algo así, ni alcanzaremos una objetividad plena, estoy convencido.

  6. Germán dijo:

    Puedo ser frívolo? Lo de Kodama y Yoko es más o menos correcto. La diferencia es que Yoko con sus “gritos” en los discos de Lennon ó presentaciones en vivo, podía empezar una estampida de elefantes. xD

  7. avellanal dijo:

    Yo sólo quería dejar apuntado que me sucede exactamente lo mismo que ha planteado iarsang, y eso no deja de aterrorizarme. Ojalá fuera posible hacer con las obras artísticas una prueba similar a aquella de catar dos copas de vino sin tener conocimiento previo de la marca, el varietal ni de los períodos de añejamiento, en pos de una valoración lo más objetiva posible.

    Muchas gracias a todos por los comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s