El concepto de Derecho natural en los filósofos estoicos

Con habitualidad entendemos el término “estoicismo” como fortaleza o dominio sobre la propia sensibilidad, firmeza o resistencia frente a la desgracia, y de tal modo lo empleamos (correctamente), afirmando cosas como “soportó la adversidad estoicamente”. Sin embargo, no siempre se posee noción sobre las principales características del pensamiento estoico, escuela de filosofía tras la que se esconde la figura de Zenón de Cito (y no Zenón de Elea, más conocido por sus paradojas).

Zenón, un pensador de origen semita, que vivió entre los años 350 y 260 a. C., colocaba junto a sus discípulos el concepto de “naturaleza” en el centro del sistema filosófico que sostenían, entendiendo por naturaleza el principio rector que rige todo el universo, e identificándolo con Dios –de forma panteísta–, pero concibiendo a la razón como fuerza universal que penetra todo el Cosmos, pues el hombre, en cuanto parte componente de la naturaleza cósmica, es un ser dotado esencialmente de razón, y que siguiendo los dictados de ésta, conduce su vida conforme las leyes de su propia naturaleza. En síntesis, para Zenón, el Derecho natural por ser igual a la ley de la razón, es un Derecho universal, válido para ser aplicado en cualquier punto del planeta, y por ende, sus postulados son obligatorios para todos los hombres.

De esto se desprende que los estoicos enseñaran que no debían existir estados-ciudades diferentes, cada uno de los cuales se rigiera por sistemas de justicia heterogéneos. Partiendo del principio de igualdad de todos los hombres, delinearon el ideal absoluto del Estado universal en el que las personas convivieran armónicamente guiadas por la luz de la razón, desarrollando por vez primera una filosofía notoriamente cosmopolita. Afirmaban asimismo que tal situación de no segmentación había existido en un estadio muy primitivo de la historia humana, cuando las personas no se dividían ni en clases ni en nacionalidades, y no imperaba ninguna variedad de dominación de hombre alguno sobre sus semejantes, dado que todos gozaban en común de los bienes a su alcance, conformando una comunidad libre e igual de hermanos, que sólo fue desmoronada cuando hicieron su aparición la ambición y el egoísmo. Una vez que dicha “época de oro” quedó en el olvido, la razón se vio obligada, en la necesidad de hacer frente al nuevo escenario de degeneración, a concebir medios e instituciones prácticas como la propiedad privada, el gobierno y el matrimonio, entre otras. Por lo tanto, el Derecho natural perfecto y absoluto hubo de ser sustituido por otro relativo, que tiene en cuenta la naturaleza imperfecta del ser humano y las condiciones reales de la nueva situación, pero que inexorablemente debe evitar discriminaciones sustentadas en razones de sexo o raza, tendiendo a impulsar, por medio de sus preceptos, la libertad e igualdad de todos los hombres.

Ésta concepción de Derecho Natural que forjaron con anticipación los estoicos, terminó por poseer una influencia primordial en el desarrollo ulterior del Derecho, sirviendo como una plataforma para el perfeccionamiento de la filosofía jurídica de los Padres de la Iglesia y demás pensadores medievales, pero influyendo incluso antes en la morigeración de ciertas instituciones jurídicas severas del Derecho romano.

Cicerón, por ejemplo, explicaba que el verdadero Derecho no era una cosa en Atenas y otra distinta en Roma, sino que es de aplicación universal, inmutable y eterna, obligatorio para todos los pueblos. El Derecho civil, por lo tanto, no es otra cosa que la manifestación humana de ese Derecho natural sempiterno. Una ley de Derecho civil no es justa porque haya sido promulgada por el Estado, porque si allí se buscara el fundamento de su justicia, una ley arbitraria dictada por un tirano, igualmente sería justa; una ley justa, por el contrario, debe estar de acuerdo con los postulados morales cardinales del Derecho natural.

La idea estoica de igualdad de todos los hombres influyó de cierto modo en algunas reformas legales a través de las cuales se tendió en Roma a mejorar de forma progresiva el status de los esclavos. Así lo demuestra el decreto firmado por el emperador Claudio, que establecía que todo esclavo abandonado por su amo, ya sea por causa de enfermedad, ya sea por causa de vejez, recobraba automáticamente la libertad. Con el correr del tiempo, se establecieron más disposiciones que daban cuenta de una regulación menos deshumana de la esclavitud, como la prohibición de venta de esclavos a las personas que proporcionaban de gladiadores a los circos.

La institución de la familia romana también sufrió modificaciones jurídicas de peso gracias a la influencia de las ideas estoicas. Mientras que en el primitivo Derecho romano republicano, la mujer quedaba sujeta al poder despótico del marido, que podía disponer, con completa libertad, hasta de su vida o muerte, durante la etapa del Imperio el matrimonio comenzó a ser libre, la mujer logró emanciparse y no quedar ya a merced de las arbitrariedades masculinas (incluso podía llegar a divorciarse). De un modo semejante, aunque en el marco de un proceso histórico menos vertiginoso, la relación jurídica entre padres e hijos fue adquiriendo matices de mayor humanitarismo, prohibiéndose la venta de hijos o el poder absoluto que anteriormente poseía el padre de disponer sobre la propiedad de sus hijos adultos.

Es por demás evidente que si seguimos rastreando en los siglos que le precedieron, llegando hasta nuestros días, sondeando en los principios de libertad, igualdad y fraternidad tantas veces promulgados pero a menudo tan olvidados, encontraremos, con toda seguridad, las huellas de los filósofos estoicos.

Esta entrada fue publicada en Derecho, Filosofía. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a El concepto de Derecho natural en los filósofos estoicos

  1. José María López dijo:

    El papel y la influencia de Zenón y sus discípulos en el desarrollo posterior de las corrientes jurídicas isunaturalistas (y por oposición de las iuspositivistas) fue determinante. Por eso haces muy bien en valorar positivamente esa influencia, que no siempre es objeto de consideración.

    José María López.

  2. Lux dijo:

    Artículo por demás interesante; sin embargo, yo me atrevería a establecer al Derecho natural con carácter de relativista y al ulterior desarrollo del Derecho, como absolutista.

    El primero; un Derecho natural/ universal, basado en los principios de equidad, unidad y armonía, sostiene la base de la existencia humana con base en interrelaciones que constantemente se están creando y destruyendo pero que en todo momento tienden a impulsar por igual los principios que mencionas (igualdad, libertad, fraternidad, etc.) entre cada una de las personas a través de la razón.

    Por otra parte, el desarrollo del Derecho como lo conocemos producto de la necesidad de individualizar a las personas y tratarlas como individuos aislados o separados a partir del momento en que alguno de ellos quiso tener “algo más” que el resto, resulta absolutista dado que este tipo de Derecho únicamente se limita a establecer una llana diferencia entre: lo bueno y lo malo, el blanco y el negro, arriba y abajo, y lo que quizás sea justo para tí no lo sea así para mí. Sin permitir lugar a la existencia de términos medios o tonos grises.

    En fin, hablo con un conocimiento no mayor que mi incipiente experiencia en terrenos jurídicos y normativos, pero quise hacer este breve comentario tras recién haber leído también un artículo acerca de la teoría de campos cuánticos relativistas (no es por nada pero hallé considerables similitudes entre ambos).

    Me despido, ¡buen día! :) .

  3. geypermana dijo:

    Es un artículo muy interesante, pero ¿tú crees que estarán de acuerdo con esto,

    “partiendo del principio de igualdad de todos los hombres, delinearon el ideal absoluto del Estado universal en el que las personas convivieran armónicamente guiadas por la luz de la razón, desarrollando por vez primera una filosofía notoriamente cosmopolita. Afirmaban asimismo que tal situación de no segmentación había existido en un estadio muy primitivo de la historia humana, cuando las personas no se dividían ni en clases ni en nacionalidades, y no imperaba ninguna variedad de dominación de hombre alguno sobre sus semejantes, dado que todos gozaban en común de los bienes a su alcance, conformando una comunidad libre e igual de hermanos, que sólo fue desmoronada cuando hicieron su aparición la ambición y el egoísmo “,

    los chicos de Wall Street?

  4. avellanal dijo:

    José María: ¡muchas gracias!

    Lux: a lo que se referían los estoicos con su concepción absolutista del Derecho natural, que luego fue tomada y formulada por las modernas corrientes iusnaturalistas, es que el mismo es eterno e inmutable, válido para cualquier sociedad, pues la propia naturaleza humana (la razón humana) es el fundamento de ese Derecho Natural; mientras que las diversas regulaciones positivas (los sistemas jurídicos) varían según el lugar y a través del tiempo, por lo que adquieren un carácter puramente mudable, relativo.

    Geypermana: no hay que perder de vista que esas comunidades ideales, que responden a posiciones originarias, a estados de naturaleza, generalmente son planteos utópicos, proposiciones hipotéticas, que sirven para ayudar a visualizar o cimentar la construcción de un esquema teórico posterior. Con todo, supongo que, además de los chicos de Wall Street, son muchos los que no están de acuerdo con eso.

  5. pads dijo:

    Clau, me he leído el artículo, pero me siento más o menos como debieron sentirse los primero egiptólogos al descubrir esos murales llenos de jeroglíficos :) y es que el derecho es algo inasequible para mí!

  6. avellanal dijo:

    No te preocupes, pads, que con toda certeza puedo afirmar que tú entiendes más de Derecho que yo de Informática. xD

  7. knut dijo:

    Los estoicos son tipos entrañables, tremendamente queribles y una de las escuelas postsocráticas más interesantes… aunque personalmente me quedo con los cínicos, los epicúreos y los escépticos.

    Aunque en física y metafísica fueran bastante pobretones es indudable que su noción de moral y de política eran desde luego memorables. Esa frugalidad unida a un cierto laconismo venía que ni pintado a una sociedad en donde la política se comía a la “alta filosofía” sin grandes problemas.

    Sin embargo no estoy muy deacuerdo con eso que dices al respecto el Derecho Natural y su dependencia última de la naturaleza humana. Es cierto que es algo así, pero se queda en la mitad si no se especifica que todo eso se fundamenta en la idea de que el universo todo es un ente racional. Para ellos todo deviene de la conjunción de logos como principio formal y el fuego (al estilo Heráclito) como principio material. Eran fuertemente panteistas, de tal modo que la inteligencia humana es algo así como una “porción” de la divina que por extensión cubre todo lo real.

    La principal novedad con respecto a los griegos, aún cuando la procedencia es claramente griega, es la idea de que los bárbaros son personas exactamente iguales que los romanos, y que por ende el Logos no excluye a nadie. Lo cual recuerda que siempre hay que tener presente que en todas las escuelas postsocráticas lo fundamental es encontrar un modo de vida universal que de una Vida Buena al mayor número de personas. Es por ello que todas buscan la Ataraxia y la Aponía como finalidad, es decir, el ideal de felicidad entendido como la falta de dolor físico y espiritual.

    Que no es moco de pavo.

  8. avellanal dijo:

    Pues sí, considero que la ética estoica merece ser resaltada, del mismo modo que la de los cínicos, en el sentido que era netamente sensualista, y cuyo bien supremo era, como dices, la felicidad, entendida no ya solamente como placer sino como virtud.

    Por otro lado, es cierto que en la razón veían los estoicos a la naturaleza, y en los impulsos al antinaturalismo, por lo que la esencialidad del alma se manifiesta en esa capacidad racional, gracias a la cual se pueden ahogar las pretensiones meramente impulsivas. Y, en definitiva, la ética estoica no es sino la obediencia a la ley natural, el acatamiento al curso cósmico de la naturaleza.

    El epicureísmo, en el campo del Derecho, no dejó tantas huellas como la escuela estoica, por lo tanto no he profundizado demasiado en tal corriente filosófica, pero a grandes rasgos, he de decir que yo me quedo con el estoicismo.

  9. bella niris dijo:

    me gusta mucho como les resuelven los problemas al estudiante, y es por eso que deseo que me envien por favor una definicion de escuela del derecho natural

  10. angie dijo:

    cuales son los postulados del estoicismo pues no los tengo muy claros, agradeceria si alguien me pudiera orientar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s