¿Sirve de algo el amor en pensamientos?

En 1882 Robert Louis Stevenson publicaba un libro que descubría la existencia de un extravagante club clandestino. Cuarenta y cinco años después, en la posteriormente denominada República de Weimar, acaecía una tragedia que conmocionaba a la sociedad germana en su conjunto. El primer suceso no puede verificarse como causa eficaz de las consecuencias del segundo; verdaderamente, la relación de causalidad ni tan siquiera puede esgrimirse a modo de mera hipótesis. Sin embargo, para los que hemos leído El club de los suicidas, es imposible no relacionar éste filme basado en hechos reales, aunque sea de manera superficial, con la magnífica historia concebida por Stevenson.

El título de la película, Was nützt die Liebe in Gedanken, que literalmente significa “¿De qué sirve el amor en pensamientos?”, es muy clarificador y guarda una penetrante correspondencia con la génesis de un drama que presenta, indudablemente, tintes shakesperianos y, cómo no, paralelismos con Las desventuras del joven Werther. Corría 1927 cuando Günther Scheller, un joven de clase acomodada, aprovechando que sus padres se encontraban fuera de Alemania, invitó a su compañero de estudios en Mariendorf, Paul Krantz, a pasar el fin de semana en la casa de campo familiar, ubicada en las afueras de Berlín. Allí ambos dieron forma a un bilateral “club del suicidio”, que se apoyaba, básicamente, en dos principios, anverso y reverso de una misma moneda: que el amor era la única razón por la cual estaban dispuestos a morir y a matar. Por consiguiente, prometían quitarse sus vidas cuando no experimentaran ninguna sensación de amor, pero no antes de expurgar las culpas de quienes fueran los responsables de que el amor haya desaparecido de sus existencias.


Paul Krantz, a diferencia de su amigo, pertenecía a una familia de origen proletario, pero dadas sus cualidades poéticas y su apego por el estudio, había sido beneficiado con una beca para estudiar en el mismo instituto que Scheller. Influenciado fuertemente por el expresionismo, tan en boga por aquellos años en Alemania, presentaba una notable capacidad para improvisar versos: era un poeta en ciernes. Precisamente es él, interpretado por el ascendente Daniel Brühl, protagonista de otros dos recientes grandes filmes del cine alemán (Good Bye, Lenin! y The Edukators), quien asume, en la cinta, el rol de narrador de la serie de acontecimientos desencadenados durante aquel verano berlinés. Y todo comienza cuando los jóvenes desembarcan en la casa de campo y se topan con la hermana de Günther, Hilde Scheller. No obstante su condición de menor edad, se puede describirla como una muchacha madura, visiblemente liberal, con toda probabilidad como consecuencia de las corrientes emancipadoras de la mujer que prosperaban entonces en casi todo el mundo. Del mismo modo que la mayoría de los hombres que caían bajo el encantador influjo de Hilde, Paul se siente rápidamente atraído por ella. Mas la atracción deriva, sin excesivos preámbulos, en amor. En la primera noche, él le recita unos apasionados versos, ella le corresponde, y Günther le confía a su amigo: “tiene obsesión por los proletarios”.

La trama se complica durante una fiesta plagada de alcohol que los hermanos brindan la noche siguiente. Sin invitación, allí entra en acción Hans, un aprendiz de cocinero, ocasional compañero sexual de la licenciosa Hilde, pero además, antiguo amante de Günther, quien sigue enamorado de él. Paul, hasta entonces henchido de felicidad y deseoso de afianzar su incipiente relación con Hilde, es rechazado y, en cierto punto, humillado por su amada, que inclina sus preferencias circunstanciales hacia la persona de Hans. Más adelante, cuando la noche se encuentra en su cénit, los hermanos contienden por Hans, sobre la orilla del lago, en un ambiguo juego de besos del que Hilde sale victoriosa, despertando los celos y activando un torrente de incontenibles sentimientos en su hermano. Mareados de despecho y furia, al día siguiente, ya de vuelta en Berlín, Günther y Paul deciden llevar a cabo los postulados del “club del suicidio”: el amor unilateral, el amor que no se materializa, el amor en pensamientos no sirve de nada; en rigor, no es amor. Hilde eligió a Hans en desmedro de Paul; Hans eligió a Hilde en desmedro de Günther: por consiguiente, antes de que los miembros del club expiren por propia voluntad, antes de que apenas unas células se extingan en el vasto universo, Hans y Hilde también deberán morir.


La película como los expedientes revelan que, sobre el límite, Paul finalmente se arrepintió. No sucedió lo mismo con su amigo, que descubrió escondido entre los cortinados de la habitación en la que había dormido Hilde, a Hans. Sin vacilarlo un instante, le dio muerte, para luego, tal como lo había anunciado en su carta de despedida, suicidarse con un disparo en la sien, consumando la preanunciada tragedia. Después, ya en el célebre juicio, Paul sacó a la luz todas las intimidades de lo sucedido, y por eso en el filme de Achim von Borries aparece como narrador.

Más allá de contar con un guión estupendo y con actuaciones por demás solventes, no fue sino la faz poética subyacente en los diálogos y en los textos, lo que más me atrajo de la cinta. No es frecuente hallar esa dimensión pletórica de poesía, tanto verbal como visual, en el cine de nuestros días. Subrayo también el aspecto visual, ya que la fotografía, especialmente en las escenas que transcurren en entornos naturales, por momentos bucólicos, por momentos perversos, sobresale como un complemento ideal para la antedicha propuesta poética que nos prodiga Achim von Borries en esta hermosa historia, tan arraigada en la historia de la literatura, sobre el amor fatalista.

Was nützt die Liebe in Gedanken (Alemania, 2004).
Director: Achim von Borries.
Intérpretes: Daniel Brühl, August Diehl
, Anna Maria Mühe, Thure Lindhardt, Jana Pallaske, Julia Dietze.
Calificación: 7.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a ¿Sirve de algo el amor en pensamientos?

  1. Facu dijo:

    Parece muy interesante. Good Bye Lenin me pareció excelente, así que seguiré descubriendo más del nuevo cine alemán.

  2. CRYSTY dijo:

    FROM: BLANCA

    IT WANTED TO KNOW THAT IT IS IN FACT THE LOVE IF HE IS SOMETHING REAL OR SOMETHING THAT WE INVENTED THE PEOPLE NOT TO BE SINGLE AND IF IT IS TRUTH QIE EXISTS THE TRUE LOVE OR SINGLE IT IS AN IDEOLOGY OR A GOAL THAT ALSO HAS ALL PERSON AND WANTED TO KNOW AS DAS TELLS THAT THESE YOU WITH THE CORRECT PERSON OR IF SINGLE IT IS BY CUSTOM.

    P.D. I NEED THE ANSWER IN ENGLISH THAKS.

  3. avellanal dijo:

    Facu: cabría agregar, al menos de las que yo he visto, “El hundimiento” (o “La caída”, según dónde) de Oliver Hirschbiegel; “Sophie Scholl” de Marc Rothemund, y la también reseñada aquí “La vida de los otros”. El cine alemán sin duda goza de muy buena salud.

    Crysty: I can’t answer any of that. The matter is beyond me. I’m sorry.

  4. padawan dijo:

    No he visto la película, así que, una vez más, no puedo decir nada salvo que me la apunto :)

  5. Germán dijo:

    Yo también quiero verla. Donde la viste, en la TV ó la alquilaste en el videoclub?

  6. avellanal dijo:

    Germán: ni una ni otra; la descargué por Internet. No creo que haya sido editada (en la Argentina, claro) en DVD, ni mucho menos que la vayan a pasar por la tele (con la excepción de I-Sat, eso sí).

  7. knut dijo:

    Como Pads me apunto la peli, parece interesante…

    Gracias Clau!

  8. SIR dijo:

    esa peli es buenasa y la pasaron por eurochanel

  9. nahuel dijo:

    no entendi como en la peli krantz no fue juzgado por ser parte autor intelectual del asesinato por mas tiempo,eso no cierra bien

  10. Alicia dijo:

    Una película totalmente recomendable, sin duda una de les más interesantes historias de las que he podido conocer jamás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s