Imperioso reencuentro con la bicicleta

Hace años que la guardaba en algún desván, en esos cuartos donde va a parar todo aquello que se usa poco o nada. Ha soportado, estoica, innumerables mudanzas, largas temporadas de abandono, y en alguna ocasión hasta he pensado en deshacerme de ella, mas la nostalgia adolescente no me permitió perpetrar semejante torpeza. Que el reencuentro haya sido fruto de la casualidad no ocasionó que sea menos feliz. Por instantes –el entusiasmo del descenso, la sutil caricia de la brisa sobre el rostro– volví a sentir lo que experimenté cuando apenas tenía una década de vida: la bicicleta y yo éramos uno, éramos uno y no éramos dos.

Desde el desarrollo del primer modelo de transmisión en cadena, que data aproximadamente de 1885, la bicicleta ha evolucionado pero no ha cambiado demasiado en lo que a su diseño respecta. Sin embargo, numerosos estudios indican que en las antiguas civilizaciones de China y Egipto ya se utilizaban vehículos que configurarían el primer antecedente de la bicicleta moderna. También es muy conocido el boceto que Leonardo Da Vinci realizó hacia fines del siglo XV, donde se observa claramente que el hombre del Renacimiento había pensado, adelantándose a su tiempo, en una transmisión en cadena similar a las actuales

En su Éloge de la bicyclette, Marc Augé afirma que hablar de la bicicleta es hablar de uno mismo: desde los iniciales porrazos y raspones en las rodillas sufridos en los obstinados intentos infantiles de aprendizaje hasta el descubrimiento del propio cuerpo y la incomparable exploración del tiempo y del espacio. Se sabe que la bicicleta, como el estilo en la natación, no se olvida. Pero hay algo más. El conocimiento progresivo de sí que se da en correspondencia con el aprendizaje de la bicicleta deja huellas a la vez inolvidables e inconscientes. Hay allí una paradoja original. Se trata, si se quiere, de la paradoja del tiempo y de la eternidad. […] En ese sentido, andar en bicicleta es aprender a gestionar el tiempo, tanto el tiempo corto de la jornada diaria, como el tiempo extendido de los años que se acumulan. Y, por lo tanto –¡ésta es la paradoja¡– la bicicleta es también una experiencia de la eternidad.

La imperante necesidad del rescate teórico y cultural de los dos pedales en nuestras comunidades atiborradas de automóviles radica también, según el antropólogo francés, en la manera en que la bicicleta articula la mitología social con la personal, pues todos, absolutamente todos, tienen al menos una historia para contar sobre su uso. No es casualidad que desde hace algunos años a esta parte, las bicicletas sean cada vez más usadas por los parisinos, que pueden gozar de un sistema público de alquiler de este medio de transporte. El proyecto Vélib (que con más de veinte mil unidades se ha transformado en el más grande del mundo, aunque otras ciudades como Londres y Barcelona también lo han implementado) permite rentar los rodados por costos muy económicos y devolverlos en la estación más cercana al lugar de destino.

Además de los beneficios que su uso acarrea para la ecología, en desmedro de otros medios de transporte, este sistema que pone bicicletas a disposición de los ciudadanos y turistas asimismo obliga, como señala Augé, a socializar las calles, a reestablecer lazos vitales de solidaridad, a reencontrarse con la ciudad desde perspectivas jamás transitadas, lejos del urbanismo vertiginoso que no da suspiro. Recorrer la ciudad pedaleando, conociendo sus declives y elevaciones, aspirando la pureza o impureza del aire, reinventa el espacio urbano como un lugar a descubrir permanentemente, como un ámbito propicio para la aventura, para lo imprevisto. Permite soñar con ciudades diferentes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, General. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Imperioso reencuentro con la bicicleta

  1. thermidor dijo:

    Tu texto podría meterse en la misma cadena que el que otrora yo redacté sobre los Provos.

    Últimamente tengo ganas de andar en bicicleta, quizá deba conseguir una de esas plegables, porque no tenemos camarote ni nada en la nueva casa. La verdad, añoro pedalear y moverme, no como en el gimnasio, jeje.

  2. Pues suelo hacer algunos kilometros de ruta a la semana (no más de 100).

    Sí, también la usamos de “pensadero”.

    Si no la usamos más como medio de trasporte es porque las distancias en mi ciudad son enormes además de que esta metropoli está cada vez más pensada para los coches, por ello faltan los imprescindibles estacionamientos para las bicicletas.

    Por ahí hay un texto de Gabriel Zaid sobre el arte de leer en bicicleta.

  3. avellanal dijo:

    Thermidor: como te dije ya, tu texto sobre los provos era mucho más trabajado, extenso y detallado. La bicicleta inmóvil de los gimnasios es más bien la anti-bicicleta.

    Petrus Angelorum: ya me gustaría a mí poder rozar los cien kilómetros con la bici en una semana. A mí nunca se me ha ocurrido leer cuando voy pedaleando. ¿No debería estar prohibido, como hablar por celular mientras se conduce un auto? xD

  4. padawan dijo:

    Este verano también tuve mi reencuentro con la bicicleta, para ir y volver del trabajo, pero con la vuelta a clase la aparqué de nuevo. De pequeño andaba mucho en bici (cosa de vivir en un pueblo), y hacía muchas rutas con mi padre, pero todo eso en la capital es bastante más difícil.

  5. Realmente me gustó la nota. Este tipo de texto, como ensayo de divulgación con mucho personal me encanta, y más si trata un tema tan simple pero a la vez tan complejo como la bicicleta.
    Seguramente me estaré pasando de nuevo para leer notas anteriores.
    Me gustó ésto de “wordpress.com”, todavía no estoy seguro de qué es, pero ya se que me gusta, jaja.
    En fin, ahi te estoy agregando en lastfm.com también… un abrazo, estamos en contacto

  6. avellanal dijo:

    Pads: ¿No hay todavía en Madrid un proyecto similar al de París y Barcelona? Pienso que precisamente donde más se necesita estimular el uso de la bicicleta es en las grandes metrópolis.

    Julián María: ¡muchas gracias por tan generosas palabras! WordPress es un sitio de alojamiento de blogs, como Blogger o cualquier otro. Ya acepté tu invitación en last.fm, y veo que tenemos muy buena compatibilidad.

  7. Sisi, por alguna razón, no me extraña lo de lastfm jaja. De la misma manera que no me extraña que tengás puesta una imagen de Alex, y no me extraña que seas devoto de Hesse. Quizás antes me hubiera extrañado mucho, pero ahora, poco a poco va aumentando mi esperanza de que seamos más de lo que pensaba (y si, estoy diciendo “seamos” y clasificando, espero no ofender, je).
    Como verás estoy leyendo recién ahora tu respuesta ya que por alguna razón no puedo hacer que me lleguen mails con los comentarios posteriores (pese a que eso es lo que me ofrece wordpress cuando comento, y es lo que más me gustó de la página ya que en blogspot no me entero cuando me respondieron)
    Nuevamente, (como verás no me fuí y me dí un tiempo más, je), me despido, Abrazo.

  8. avellanal dijo:

    Julián María: lo mismo podría decir yo con respecto a que no me extraña que el encabezado de tu blog sea un fotograma de Peter Sellers en otra de las grandes películas de Kubrick. O que haya una foto de Jim Morrison, o que leas a Kafka y Dostoievski, precisamente dos de mis autores favoritos de todos los tiempos, junto a Hesse también, claro.

    No sé cómo hay que hacer para que lleguen mails con los comentarios posteriores. A mí me llegan, pero porque soy el autor del blog, supongo.

    En fin, un verdadero placer y espero leer alguna nota nueva próximamente en tu blog.

  9. Como se suele decir: el placer es mio, je…

    si, pasa que hoy empecé la facultad entonces estoy con el tema ese, pero ya voy a subir una nueva (o sea las tengo listas a las notas, solo tengo que ir subiendo), tampoco quiero subir muy seguidas para no cansar a los pooooocos lectores, jaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s