“The Red Badge of Courage” y el naturalismo de Stephen Crane

En una conferencia dictada el 10 de abril de 1968 en Harvard, articulando las palabras suavemente, en un tono confidencial, Borges comentó que le daba vueltas a una idea: la idea de que, aunque la vida de un hombre se componga de millones y millones de instantes, esas muchas circunstancias vitales pueden ser reducidas a una: el momento en que un hombre averigua quién es, cuando se ve cara a cara consigo mismo. En la misma línea interpretativa que en su cuento Tres versiones de Judas, donde reivindica el papel central que el réprobo jugó en el plan divino (Obró con gigantesca humildad, se creyó indigno de ser bueno. […] Judas buscó el Infierno, porque la dicha del Señor le bastaba. Pensó que la felicidad, como el bien, es un atributo divino y que no deben usurparlo los hombres), el autor argentino eligió la figura de Iscariote para brindarle a su auditorio un ejemplo entre religioso y literario del encuentro con uno mismo: Imagino que cuando Judas besó a Jesús (si es verdad que lo besó) sentiría en ese momento que era un traidor, que ser un traidor era su destino y que le era leal a ese destino aciago. Pero, adentrándose más en el terreno de la literatura, mencionó una novela de Stephen Crane: Todos recordamos The Red Badge of Courage, la historia de un hombre que no sabía si era un cobarde o un valiente. Entonces llega el momento y averigua quién es.

Crane, quien murió a la edad de veintiocho años, en los umbrales del siglo XX, está considerado por la crítica especializada como un verdadero clásico de la literatura norteamericana, pese a que su nombre no ha alcanzado la dimensión universal de autores como Dreiser o Faulkner. Sin embargo, no se puede comprender acabadamente el florecimiento de la narrativa estadounidense del siglo XX soslayando el papel de precursor que desarrolló Stephen Crane: desde ciertas anticipaciones del individualismo romántico que caracterizarían, después de la Primera Guerra Mundial, a la Generación Perdida, hasta la definitiva introducción del naturalismo, con su novela Maggie: A Girl of Street, en suelo norteamericano.

Lamentablemente, con su temprana desaparición a causa de la tuberculosis, el nacido muy cerca de New York, terminó encarnando, como Keats, Lord Byron o Poe, el mito romántico del artista rebelde en pugna persistente con el mundo circundante, que con la muerte prematura consolida el rechazo definitivo hacia la respetabilidad de la vida sedentaria y burguesa.

Volviendo a las palabras de Borges, no fue sino hasta la publicación de The Red Badge of Courage (otra demostración de la enorme calidad de su naturalismo), que Crane obtuvo el reconocimiento de la crítica y el fervor del gran público, fundando además, por decirlo de algún modo, un sub-género narrativo muy fecundo en las letras estadounidenses posteriores: la novela de guerras. En efecto, se trata de la primera novela que se aproxima al tema de la guerra desde una perspectiva absolutamente realista, huyendo del matiz romántico y melodramático que había impregnado las anteriores obras referentes a la Guerra Civil Norteamericana. Como se dice usualmente, The Red Badge of Courage marcó un antes y un después en la forma en que la literatura abordó la guerra. La historia de Henry Fleming, el joven protagonista que se alista voluntariamente en el ejército, es casi la anatomía del miedo, en la que la descripción del paisaje, los colores del cielo, el avance y la retirada, la náusea de la guerra, suenan al unísono con las esperanzas y los miedos del soldado; pero más que del soldado, del hombre debajo del uniforme. Ocurre así que la objetividad naturalista de la relación entre ambiente e individuo se complementa se enriquece, y a veces incluso se inunda de lirismo mediante una participación subjetiva, producto de la imaginación y la poesía. Los acontecimientos que debe atravesar Henry en el campo de batalla han sido interpretados en más de una ocasión –el análisis de Borges se rige por estos parámetros– como parte fundante de una “peregrinación” desde un estado de inexperiencia y desconocimiento de sí mismo hasta la concluyente madurez, dejando sepultada para siempre, con la sangre del combate, la inocencia juvenil.

Crane es naturalista, pero más que en la fórmula confía en la intuición, y más que en la pseudocientífica relación entre ambiente e individuo, en esa unión entre cosas y sentimientos, que nace de una facultad casi milagrosa para saberla construir con una densa urdimbre de imágenes, de colores y de palabras. Esto explica, además, su estilo, donde la imagen tiene un valor insustituible, y es rica e insospechada; un estilo que inflama las cosas pero sin alterarlas y les infunde lirismo, pero sólo en la medida justa que basta para dar a los acontecimientos ese tono tenso y airoso entre realidad e imaginación. La vida parece ofrecerle a nuestro escritor tan sólo colores, a partir de los cuales él se remonta a los significados.

En definitiva, si alguna vez se topan con ésta novela, no la dejen pasar por alto, pues además de haber marcado a fuego a plumas tan heterogéneas y brillantes como Hemingway, Faulkner, Mailer o Dos Passos, The Red Badge of Courage se ha convertido, por derecho propio, en el paradigma de la novela de guerra, antes incluso de que sobrevengan los dos grandes conflictos bélicos del siglo pasado.

Esta entrada fue publicada en Literatura. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a “The Red Badge of Courage” y el naturalismo de Stephen Crane

  1. padawan dijo:

    Tengo este libro por casa, formaba parte de una colección de novelas de aventuras, pero nunca me había animado a leerlo por que el texto de la contraportada no era muy alentador… sin embargo, con este enfoque del que hablas gana interés

  2. Facu dijo:

    Qué capacidad para meter a Borges en todos lados! Envidiable :D

    También creo tener recuerdos de haber visto ese libro en la biblioteca de casa. Bien justificado el rótulo de clásico entonces. Voy a ver si lo encuentro y lo leo.

  3. avellanal dijo:

    Lo tienen en sus respectivas bibliotecas familiares porque verdaderamente es un clásico, más allá de que actualmente haya quedado en el olvido.

    Y con respecto a lo de Borges, ésta entrada se me ocurrió releyendo esa conferencia titulada “Credo de poeta”.

  4. kleefeld dijo:

    Me veo obligado a dar la nota discordante, pues en mi casa no hay volumen alguno con ese título, muy a mi pesar. Lo que sin duda desembocará en una visita a la biblioteca un día de estos.

    ¿Borges dio más detalles de cómo se sintió Judas al reconocerse a sí mismo en la traición? Al saberse traidor y al haber actuado como tal el conjunto de su vida se llenó de sentido. Cada acto y cada pensamiento anteriores desembocaron en su traición, y en ella sólo hay que ver, quizás, la concretación de un destino, “preescrito” de antemano por el señorito dios. Qué alivio debió de sentir Judas Iscariote. O qué horror, qué horror más profundo.

    ¿Se puede considerar “The Red Badge of Courage” una suerte de Bildunsgroman? ¿Y hay algún parentesco, ya que mencionas a Faulkner, Dos Passos, etc, entre Crane y Steinbeck?

  5. avellanal dijo:

    Tampoco es obligación tenerla, jeje. Quería decir que ésta obra solía formar parte de antiguas colecciones de clásicos, esa suerte de “pack literario” que compraban las familias de antes con el fin de instruirse un poco.

    Que yo sepa, Borges no ahondó demasiado en la psiquis de Judas, pero su tesis al respecto de la traición concuerda plenamente con lo que manifiestas. Afirmaba Georgie que supondría un colosal error pensar la traición de Judas como un hecho casual, pues se trata del acontecimiento más precioso de la historia de la humanidad. Por el contrario, se trató de un suceso prefijado que tuvo su misterioso sitio en la economía de la redención. “El Verbo, cuando fue hecho carne, pasó de la ubicuidad al espacio, de la eternidad a la historia, de la dicha sin límites a la mutación y a la muerte; para corresponder a tal sacrificio, era necesario que un hombre, en representación de todos los hombres, hiciera un sacrificio condigno”.

    Sí, si bien se trata de una novela de guerra, posee sin dudas los elementos típicos del bildunsgroman. Con respecto a la otra pregunta, como yo he leído poca cosa hasta ahora de Steinbeck, no podría dar una respuesta fiable. Me da la sensación que, si bien Steinbeck parte de las mismas premisas naturalistas de Crane y Dreiser, parece seguir un camino propio, del que deriva cierta imposibilidad de ubicarlo de manera tajante en una corriente, tanto la naturalista como la novela proletaria. Es cierto que la misma acotación también valdría para los otros autores que nombré, pero en ellos me consta la influencia de “The Red Badge of Courage”, mas en Steinbeck no.

  6. vsp dijo:

    Hola a todos, soy una estudiante que tiene que hacer un trabajo sobre el conflicto interior de Henry Flemming y no se donde puedo encontrar más información (aparte del libro obviamente) os agradeceria que me pudierais ayudar.

  7. avellanal dijo:

    Vsp: aquí hay un análisis bastante pormenorizado (capítulo por capítulo) de la obra (eso sí, está en inglés): http://www.gradesaver.com/the-red-badge-of-courage/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s