El virus de la xenofobia no viene tan sólo del Norte

En el siglo XIV no fueron pocos los que en Europa masacraron judíos acusándolos de ser los portadores de la peste negra. Que siete siglos después todavía haya personas de notoria influencia en la opinión pública que sostengan posturas idénticas en lo sustancial, debería hacernos reflexionar sobre hasta qué punto la humanidad ha avanzado realmente en ciertos aspectos. Luego de experiencias históricas lo suficientemente brutales y esclarecedoras, parece surrealista, cuando menos, asistir al mismo tribalismo primitivo. Lo digo por ciertas horripilantes reacciones de la prensa ultraconservadora de EE.UU. ante el brote de gripe porcina en México. Para muestra, basta un botón: una periodista radial expresó: No se confunda: los extranjeros ilegales son los que portan la nueva cepa de virus de la gripe desde México. Es humanamente inconcebible la bajeza de estos grupos reaccionarios, a los que no les tiembla el pulso para realizar una utilización cínica de esta tragedia, con la finalidad de propagar por todo el territorio estadounidense su campaña xenófoba.

Como hace tiempo ya he perdido la esperanza en la posible recuperación de esa clase de personas, cuya mayoría paradójicamente alaba a su “Cristo americano”, mucho más me ha dolido la actitud que han tomado, frente a los padecimientos actuales de la población mexicana, algunos gobiernos latinoamericanos, entre ellos el argentino, poniendo de manifiesto un peligroso recrudecimiento del nacionalismo.

Han pasado apenas un par de semanas desde que casi todos los presidentes de las naciones americanas se reunieron en Trinidad y Tobago. Allí muchos se desgargantaron pronunciando retóricos discursos que se centraban en el compromiso de que Latinoamérica sea un bloque único, en la solidaridad ante circunstancias adversas, en la necesidad impostergable de incorporar a Cuba, el hermano embargado. Todo muy lindo, las peroratas, las promesas, las habituales payasadas de Chávez pretendiendo ser el centro de atención, la foto de rigor, etc. Sin embargo, demostrando una vez más la vacuidad inútil de esas cumbres, esos mismos mandatarios, ante la inicial penuria ajena, son los que primero se hicieron los distraídos y ahora categóricamente le dan la espalda a México.

El país presidido por Raúl Castro, con el cual México jamás rompió sus relaciones internacionales, dio el primer vergonzoso paso, prohibiendo unilateralmente el arribo de aviones mexicanos a la isla. Luego le siguió la Argentina (en una medida, además de antipática, ineficiente para el propósito sanitario perseguido, pues muchísimos argentinos que estaban en México regresaron al territorio nacional vía Santiago o San Pablo), Perú, y el gobierno ecuatoriano de Rafael Correa. Pero lejos de constituir lo más grave del caso, como argentino me causa profunda tristeza que no se haya pensado en cómo ayudar a un país hermano con el que se mantienen tan arraigados lazos de todo tipo. Es triste comprobar que los ultraconservadores estadounidenses, los que propiciaron y ensalzaron el muro de Bush, no son tan diferentes de millones de cubanos, argentinos, ecuatorianos, peruanos y otros ciudadanos de nuestra dolida América, que avalan plenamente la insolidaridad instaurada desde sus respectivos gobiernos. ¡Simón Bolívar debe estar revolcándose en su tumba!

Soy plenamente conciente de que Argentina no está en condiciones de enviar una ayuda de corte económico (equipos, materiales, dinero) como la que otrora concediera Perón a España. Sin embargo, por estas horas el país mandará dos aviones a rescatar a los argentinos varados en diversos puntos del territorio mexicano (como si los cuatro jinetes del Apocalipsis estuvieran asentados en él). Esas aeronaves irán lamentablemente vacías, cuando en especial Argentina y Cuba podrían enviar aquello más valioso que poseen: altos recursos humanos. Enfermeros, neumólogos y demás profesionales calificados que serían de inmensa ayuda hoy por hoy en México. Quizá para algunos sea un ejercicio necesario dar una ojeada a la historia reciente y constatar la solidaridad demostrada por los mexicanos en la aciaga crisis del 2001, porque como escribió Shakespeare, la memoria es el centinela del cerebro.

Contemplo azorado, con pánico, la miseria humana en su máximo esplendor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Política. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a El virus de la xenofobia no viene tan sólo del Norte

  1. Juan RRR dijo:

    Siempre he pensado que mucho de aquel que no se comporta como hijo de puta es porque le falta la capacidad, mientras tanto, es fácil consolarse deplorando las malas actitudes ajenas.

    Hipócritas es lo que sobra…lo peor es que mandan.

  2. padawan dijo:

    En tiempos de crisis parece que volvemos a los nacionalismos. Y, precisamente, por falta de memoria parece que queramos volver a repertir lo que pasó en los años 30.

  3. thermidor dijo:

    Utilizar una enfermedad para otros propósitos sí que es deplorable, intentar que una enfermedad no se extienda antes de que se le encuentre una forma de paliarla lo más adecuada posible, no me parece tan mala idea. Supongo que el gobierno de la Argentina se ve en la obligación de buscar a sus súbditos. No sé si hay un imperativo legal de corte internacional al respecto, o es una práctica habitual del Estado para reforzarse a si mismo(y su continuidad).

  4. avellanal dijo:

    A mí la medida me parece claramente populista, pues, como comenté en el mismo texto, desde el punto de vista de la prevención sanitaria ha sido ineficiente, dado que un montón de turistas que estaban en México regresaron a Argentina por medio de triangulaciones. Por otro lado, en ocasiones de epidemias muchísimo más graves -consideradas según la cantidad de víctimas fatales- no se tomó una resolución de esta índole. Ni tan siquiera un país limítrofe como EE.UU. adoptó una decisión tan drástica.

  5. Facu dijo:

    Ningún país serio, ni del primer mundo tomó semejante medida absurda. Sólo lo hicieron Perú, Cuba y Ecuador y Argentina, por supuesto.

    En Israel según leí hay tres casos y están siendo tratados en los hospitales, y así y todo el gobierno de ese país no suspendió los vuelos hacia Méjico, al igual todos los países de la Unión Europea. Coincido con vos, y más tratándose de nuestra presidenta, es una determinación para la gilada, netamente populista.

  6. Acner dijo:

    Si Venezuela fuese el principal afectado, Raúl Castro, además de criticar severamente a quienes cerraran sus “fronteras aéreas” a los aviones venezolanos, llenaría aviones de valiosos médicos y epidemiólogos cubanos, que se ofrecerían voluntariamente a apoyar al hermano pueblo en ese momento de desgracia.

    Y toda la izquierda latinoamericana diría: Qué grande ese pueblo de Cuba y qué valiosa y solidaria su bendita Revolución.

  7. Ignacio dijo:

    Las medidas de seguridad que dicen que están tomando son una joda, hermano. Es claro, ¿de qué sirve suspender vuelos si los potenciales infectados llegan desde otros países? Y además, como estuve viendo en estos días, no se dan cuenta que esta medida también perjudica a los argentinos que viven y trabajan en México, generando un clima hostil. Totalmente de acuerdo además con Acner en cuanto a lo de Cuba.

  8. ¿Qué puede esperarse de quien teme, cielo? Aunque son casos tristes, sí, los de Argentina y Cuba principalmente, por la relación histórica que hemos mantenido.
    ‘Xenofobia’ dices, y justo en la etimología viene la razón: fobia (palabra derivada de Fobos, en griego antiguo Φόϐος, ‘pánico’).

  9. Al dijo:

    A mi me ha sorprendido mucho el actuar de muchos paises ante esta epidemia. México para empezar, ¿realmente 45 muertes confirmadas en una ciudad de 20 millones eran suficiente para poner a la ciudad en cuarentena por 5 días? ¿No fue demasiado alarmista el gobierno Mexicano? Y definitivamente la actitud de los gobiernos de Cuba, Ecuador, Argentina y China también dejó mucho que desear, a estos sumarle a Francia que propuso las mismas acciones a la Unión Europea, que afortunadamente fueron rechazadas. Pero no sólo eso sino actitudes incluso de la gente como se vió en Chile. De un día para otro ser mexicano es sinónimo de ser una amenaza para la salud. Curiosamente hay más casos confirmados en EEUU y nadie ha cancelado vuelos o tratado a los ciudadanos de ese país como a los de México.

    Triste, muy triste

  10. Como lo veo hay dos opciones:

    Ante la amenaza de una inminente unión fuerte entre los países lationamericanos los norteamericanos decidieron mandar un virus para pelearnos a todos con la paranoia.

    o bien, ante la amenaza de una inminente unión fuerte entre los países lationamericanos los norteamericanos decidieron hacernos creer sobre la existencia de la epidemia de un virus para pelearnos a todos con la paranoia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s