¡Cuánta falta nos hace el buen James Cameron!

Uno, que ya está acostumbrado a los blockbusters de Hollywood, no se acerca al cine con grandes pretensiones previas, sabiendo que verá Terminator Salvation, una película dirigida por un señor que firma con iniciales y en cuyo prontuario figuran las dos adaptaciones cinematográficas de la serie Charlie’s Angels. En realidad, uno se acerca quizá impulsado por  la nostalgia, pues las dos primeras partes de la saga –sobre todo para los que nacimos en la década del ochenta– supusieron una formidable e inolvidable amalgama de science-fiction y thriller, que a la postre se convertirían en filmes de carácter mítico, aquéllos con los cuales uno creció, junto a las tres entregas de Back to the Future, entre otros.

Así como en Terminator 2: Judgment Day por momentos conmovía la relación paterno-filial que se establecía entre una máquina capaz de comprender qué significa llorar y un muchachito al que debía custodiar, y hasta podía escaparse alguna que otra lágrima cuando al final el exterminador encarnado por Schwarzenegger (esa contracara del implacable HAL 9000 ideado por Clarke) elegía suicidarse. En la película que nos ocupa, es necesario admitirlo, también dan ganas de llorar, pero por motivos distintos. Todo es acción imparable –una persecución tras otra– mezclada con una saturante redundancia de ruido y una ausencia completa de historia alguna que narrar.

Un personaje clave como John Connor aparece aquí absolutamente desdibujado, y desaprovechado a tal punto que al espectador le puede dar exactamente igual la suerte que corra en medio del hipertrófico y pirotécnico espectáculo al que le somete McG con sus mareantes y repetidos movimientos de cámara. Christian Bale hace simplemente lo que puede: todo el potencial que de él sacó, por ejemplo, Werner Herzog en Rescue Dawn, aquí simplemente es arrojado a las cloacas, dado que el presunto protagonismo de su personaje es cedido a un foráneo en la historia de la saga (Wright Marcus). Por lo demás, resulta imposible conmoverse por sus dramáticas peripecias, dado que es tal la asfixia que produce la cinta, que cuando se encienden las luces uno respira aliviado (eso si es que no salió disparando de la sala antes del final, claro).

El director además se permite el lujo de desperdiciar a dos buenas actrices como Helena Bonham Carter (dan ganas de que vuelva urgentemente a los alucinantes mundos de Tim Burton) y Bryce Dallas Howard (a la que prefiero ver incluso con el peor M. Night Shyamalan). Tan precarios y chatos en todos los planos son los personajes, que la escena ampliamente más festejada es la que aparece una reconstrucción digital de Arnold Schwarzenegger (dato que habla por sí solo).

Si bien es cierto que la tercera entrega fue un fiasco, al lado de Terminator Salvation pasa por una película digna. Todo lo agónicos, oscuros desesperados, pero asimismo apasionados que eran los filmes de James Cameron, aquí queda reducido a mera acción rutinaria,  a las explosiones, a las demoliciones, a las decenas de engendros mecánicos, a los efectos digitales… La inclusión de una mirada crítica sobre los efectos perniciosos del progreso ilimitado, que Cameron había traslucido con innegable habilidad en la confección de esa atmósfera apocalíptica y de ese futuro pesadillesco, en el largometraje de McG brilla por su ausencia: no hay historia que narrar, no hay reflexión que elucidar; sólo hay fuego de artificio y una serie de guiños incrustados a la fuerza.

Me informan que McG antes era realizador de video-clips. Pienso que quizá deba volver a su antiguo rubro, pues no creo que, en lo que al cine respecta, permanezca en la memoria de nadie. Pese a Titanic, te absuelvo James Cameron. ¡Qué falta nos haces!

Terminator Salvation: The Future Begins (EE.UU., 2009).
Director: McG.
Intérpretes: Christian Bale, Sam Worthington, Bryce Dallas Howard, Anton Yelchin, Helena Bonham Carter, Michael Ironside.
Calificación: 4.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a ¡Cuánta falta nos hace el buen James Cameron!

  1. Facu dijo:

    Es paradójico que una persona que se ha pasado su vida puteando contra una película del susodicho Cameron escriba un post titulado ¡Cuánta falta nos hace James Cameron! :P

    No podía evitar decirlo.

    Pero en lo demás tenés razón, la película es una cagada.

  2. Hernán dijo:

    Una película del montón, indiferenciada y con destino de olvido. Una cagada, bah. Coincido con cada frase de tu post (salvo con tu “pese a Titanic”, que me parece una película excelente).

    Saludos y muy buena la nota.

  3. thermidor dijo:

    No entiendo como puedes ver la película siquiera, jeje

  4. ana maria dijo:

    a mi me parecio una pelicula buena, no para ganarse un oscar, porque que podemos pedir de la saga de terminator, si un buen trabajo de christian bale, esta muy bien en su papel de john connor, es un soldado con toda la bronca, porque el padre murio y tiene sobre sus hombros salvar a la humanidad, ya quiero saber yo si a alguno le toca ser el salvador de la humanidad, si lo pueden hacer o salen disparando como que el diablo le corre

  5. avellanal dijo:

    Facu: ¡cuánta falta nos hace (el buen) Cameron! Es decir, según mi entender, el Cameron de mediados de los ochenta hasta principios de los noventa. :P

    Hernán: gracias por el elogio. Y bueno, “Titanic” es una película demasiado paradigmática, y como tal, supongo que no habrá medias tintas en lo que a opiniones sobre ella respecta. Para mí, su visionado, sinceramente, fue un sufrimiento.

    Thermidor: ya lo he dicho, la vi más que nada por nostalgia (y porque ese día no decidí yo qué película ir a ver). Vos la podrías ver sólo para indignarte con las breves apariciones de Bryce Dallas Howard y Helena Bonham Carter.

    Ana María: no, para ganar Oscars se inventaron películas, precisamente, como “Titanic”. ;)

  6. padawan dijo:

    Yo también entré al cine con el cerebro medio apagado, de otra forma, iba a ser imposible disfrutar ni un poquito de la película. Es una pena que el mejor adjetivo que se le puede poner a una película de la saga Terminator sea “olvidable”

  7. avellanal dijo:

    Nada más me queda que suscribir tu apreciación, Pads. Imaginaba de antemano que no iba a ser de tu agrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s