A Game with Shifting Mirrors

Ningún otro texto de Borges revela su tránsito subrepticio del ensayo a la ficción como “El acercamiento a Almotásim”, escrito en 1935 y publicado originalmente en Historia de la eternidad, volumen que recopila una serie de ensayos sobre tópicos literarios y filosóficos: desde el tiempo y la eternidad en los platónicos y cristianos, pasando por una refutación (reformulación) de la teoría del eterno retorno nietzscheana, hasta los enigmáticos kenningar de la poesía islandesa. Así es que, a diferencia de otras reseñas sobre libros inexistentes –que aparecieron insertas en colecciones de ficciones–, “El acercamiento a Almotásim” fue incluido como parte de un libro de ensayos.

La particularidad que presenta “El acercamiento a Almotásim” es que viene a prefigurar lo que luego será una marca distintiva de la producción borgeana: el entrecruzamiento deliberado de moldes genéricos a priori incompatibles. Este cuento-ensayo se nos presenta como una reseña de dos versiones de una exitosa novela escrita por un abogado de Bombay llamado Mir Bahadur Alí: en otras palabras, la proposición de un artificio que al argentino le fascinaba, de una paradoja literaria, de una evidente mise en abîme. El reseñista (Borges), en el afán de conferirle veracidad a su comentario, menciona hasta la editio princeps de la imaginaria novela, abundando en singularísimas precisiones (El papel era casi papel de diario; la cubierta anunciaba al comprador que se trataba de la primera novela policial escrita por un nativo de Bombay City). Tan minuciosas y esculpidas resultan estas particularidades sobre la ilusoria ficción, que más de un desprevenido lector de “El acercamiento a Almotásim” da por sentado que la novela de Mir Bahadur Alí verdaderamente existe. Sin ir más lejos, en una oportunidad Borges comentó que un amigo suyo, que no resultó ser otro que Adolfo Bioy Casares, ordenó su compra en una librería londinense.

Sobre las fuentes del texto, Georgie precisó: Fingía ser la reseña de un libro publicado por primera vez en Bombay, tres años antes. Doté a su segunda y apócrifa versión como un editor real, Víctor Gollancz, y con un prefacio de Dorothy Sayers. Pero autor y libro son enteramente de mi invención. Aporté el argumento y ciertos detalles de algunos capítulos pidiendo cosas prestando a Kipling e introduciendo a un místico persa del siglo XII y luego puntualicé cuidadosamente sus limitaciones. La reseña se detiene en los personajes principales y en la estructura de la novela, especificando los acontecimientos narrados en los dos primeros capítulos, para luego compendiar cuidadosamente los restantes diecinueve. Resumiendo el resumen de Borges, el argumento puede reducirse a la incansable búsqueda, por parte de un estudiante de Derecho cuyo nombre ignoramos, de un alma a través de los delicados reflejos que ésta ha dejado en otros: la búsqueda de Almotásim. En ese rastreo de la identidad de Almotásim, el autor argentino plantea sus objeciones a la segunda edición de la novela, pues en ella el misterioso ser decae en alegoría, se convierte en emblema de Dios, mientras que en el original mantenía rasgos concretos y corpóreos, peculiaridades idiosincrásicas y personales. Como señaló Aníbal García Pérez: El reseñista, entonces, le reprocha a Bahadur los cambios que introdujo en la segunda versión de su novela, los cuales hacen la alegoría demasiado evidente y dan lugar a una “teología extravagante”.

Al plasmar por vez primera este procedimiento consistente en no escribir un relato del modo convencional, sino valiéndose de la confección de una reseña apócrifa (cito nuevamente a García Pérez: género periodístico, la reseña implica la aceptación convencional por parte del lector de la veracidad de lo que se dice en ella) para desarrollar con libertad el argumento imaginado, de alguna manera Borges pone en jaque la forma en que tradicionalmente se agrupan los textos, transgrede sin paliativos los moldes genéricos preestablecidos. Más allá de la indudable valía de la trama planteada, considero que allí –en ese intrincado juego metaliterario de muñecas rusas, de vasos comunicantes, de relatos dentro de relatos, de laberintos y espejos múltiples, del que luego se convertiría en maestro absoluto– radica la importancia capital de “El acercamiento a Almotásim”, o una ficción sutilmente disfrazada de ensayo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a A Game with Shifting Mirrors

  1. Che con mas tiempo leo el texto y te comento, ahora te quiero contar (no sé por qué no lo estoy haciendo en el facebook, pero bueno, ya estoy acá, jaja), que ví la sangre brota y me pareció genial (quiero creer que la tenés por buena y no por mala en la cabecera del blog :P)… y bueno hoy vi cabeza de pescado, que es una basura, nunca la veás, jaja…
    Aclaro que pasa que hay festival de cine acá en Tucumán :)
    Bueno Clau, un abrazo, después paso bien, suerte!

  2. avellanal dijo:

    Éste texto de Borges no es muy conocido que digamos. xD

    Obviamente comentás acá porque es donde está el “banner” de la película. ;) Benjamín algo me había comentado sobre el festival y sobre “La sangre brota” en particular. Me alegra mucho que te haya gustado; después conversaremos con tranquilidad sobre ella.

  3. Facu dijo:

    Me dieron ganas de leerlo y todo. Pero no solamente por todo lo que señalás con respecto a las innovaciones literarias sino también porque el argumento me parece formidable.

  4. Franco dijo:

    No me pude aguantar jajja quedan 15 págs de sociología, ya casi.
    Laaa puta que te tomás en serio la escritura.
    Me parece que tenemos para pelear largo y tendido, en música y literatura. Vos desde los clásicos y yo desde los bardos a los clásicos (de puro molesto, nada más).
    Está re piola el texto este, voy a ver si me bajo un pdf con historia de la eternidad y chequeo (no manejo mucho Borges, es más, lo empecé a leer recién el año pasado cuando me saqué el prejuicio de que lo leían los estrictamente snobs nada más xD). Seguimos por last.

  5. Maya dijo:

    Acabo de encontrar tu bitácora, no hace mucho más de una hora, y he quedado facinada. La primera razón es el oasis de recomendaciones, textos, nombres y temas que ofreces, que cualquier ávido lector sería feliz de encontrar. La segunda razón es el “como” lo ofreces, con ritmos y palabras que me han encantado…
    Así pues, ¡Mucho gusto!

  6. avellanal dijo:

    Facu: sí, es cierto que el argumento per se es buenísimo (lo haya tomado Borges de donde lo haya tomado).

    Franco: quince páginas no es nada, che. Espero que tengas suerte con el examen. Y sí, pelear e influirse mutuamente suele terminar siendo muy enriquecedor en estos asuntos artísticos. Con respecto a Borges, cuando tenía once años, pensaba igual que vos. No sé de dónde saldrá ese prejuicio, pero la cuestión es que tuve que leer obligatoriamente un poema suyo para el colegio, y desde ahí comenzó el “affaire”.

    Maya: ¡mucho gusto! Y gracias por los elogios. :$ Con un poco más de tiempo (ahora me estoy yendo a la universidad) prometo darme una vuelta por tu blog.

  7. Franco dijo:

    Definitivamente vamos a pelear. La poesía de Borges sigue sin gustarme hoy. Sonás a sasturainito :D http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/index-2009-07-27.html Quedaban más cerca de 30 que de quince cuando comenté jaja me di cuenta cuando vi realmente el apunte… creo que me fue bien anyway. Abrazo.

  8. avellanal dijo:

    Jejeje, igualmente la poesía de Borges es más “discutible” que su prosa, de eso no hay duda. Y el artículo de Sasturain ya lo había leído (de casualidad, porque a decir verdad Página/12 no es un diario que me genere mucha simpatía).

    Una duda, ¿cuántos blogs tenés? Creo que me perdí. :S

    Me alegro que te haya ido bien (cuando se lo presupone con tanta seguridad, difícil que el resultado sea otro).

  9. thermidor dijo:

    No solo engañó a Bioy: apúnteme a la lista.

  10. Franco dijo:

    Varios. Media esquizo mi relación con los blogs… en buzomelomano pongo poemas, en lasconfessa sobre todo reflexiones breves, en psicopié lo que se me cantan las bolas en tono absurdo-sarcástico, en nohaik lo haiku-like que suceda, en pincelsinverbo empecé a pensarme desde la pintura, y en akahata presentamos gente con unos amigos…

  11. kleefeld dijo:

    “Un estudiante de Derecho cuyo nombre ignoramos [en busca] de un alma a través de los delicados reflejos que ésta ha dejado”

    Avellanal en pos de Borges, vamos.

    ¿Has leído “Pálido fuego” de Nabokov? Creo que podría gustarte.

  12. avellanal dijo:

    Jajajaja. Mis búsquedas, al menos de momento, no son ni por asomo tan ambiciosas.

    No, ruborizado confieso que no he leído siquiera una línea de Nabokov. Mi idea era conseguir “Ada o el ardor”, pero todavía no he dado con ella. Sumo entonces “Pálido fuego” a la lista. ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s