Luminarias somnolientas

Tras las cortinas plateadas del altar: alcoba a medianoche
–mármoles, sedas y cristal de luces–
un pueblo solitario asiste al sacrificio
entre incienso sagrado de orines y de semen

Las banquetas marchitas se apiadan
y acomodan tibio nido a los culos huesudos
con la espiga que florece sobre el tapizado
¡viejo sillón Luis XV en un desván de ratas!

Envuelto en su kimono, frente al espejo
un ángel displicente se prende una orquídea:
la caja de celofán abierta sobre el lecho,
una cita olvidada, entre pliegues de raso.

Rozando apenas los crespones de duelo
penetran en el templo los profanadores,
asesinos rosados con sus armas en la mano
apuntan tiernamente, rodeados de sombras.

Tras las cortinas ahora, un cabaret nocturno
donde un gitano toca el violín
mientras un exiliado ruso con smoking,
en balde de hielo lleva champagne.

Bajo el techo corredizo de estrellas porteñas
sueñan las pálidas calvas al claro de luna,
en cofres de peluche, sus mechones rizados,
y en el vaso del baño, sus dientes perlados.

En sus sillones sienten las lánguidas marquesas empolvadas
que todas las agitaciones y acechanzas son vanas,
sus manos vacías de ardientes caricias
cuelgan pálidas y yertas, como manos de muertas.

Pero en el jardín nocturno de los tallos erguidos
siempre hay una mano que deshoja una corola,
ilusoria flor roja que será olvidada
al sacudir la última gota de la aurora.

El guardián enmascarado con sus pies de terciopelo,
disuelve los sueños en la llama de su linterna.
Cada amanecer la escoba arroja a la basura
bien envuelta en un diario, una mano cortada.

Esta entrada fue publicada en General, Personal. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Luminarias somnolientas

  1. Hay fuerza y belleza bajo esas palabras, así como contrastes sorprendentes y escenas de un cruel y agradable bizarrismo.
    ¡Me gusta!

  2. avellanal dijo:

    ¡Muchas gracias! No creo que sea muy claro, pero la idea fue retratar lo que acontecía, allá lejos y hace tiempo, en las salas de cine decadentes, viejo refugio de solitarios a la búsqueda de relaciones súbitas. Precisamente lo que apuntas sobre los contrastes es el eje del poema: tratar de reflejar la chocante discordancia entre esa atmósfera sórdida presente en las butacas y los fulgurantes lujos que se proyectaban -años dorados de Hollywood- en la pantalla.

  3. kleefeld dijo:

    Qué poema más marrano, señor avellanal. Me escandaliza usted.

    Hay en “La Náusea” varios parajes/sueños que se parecen a lo que usted ha escrito.

    Algo más explícitos, quizás. Aunque su poema lo es ya mucho.

    Lo de “armas” y “tallos erguidos” me parece muy serio – y un poco repipi- como sinónimo de “frankfurt”.

    Pero me ha hecho reír.

    Puedo ver las telarañas, los pezones, y las manchas en el suelo.

    A ver si te prodigas más en poesía – o ficción en general-.

  4. avellanal dijo:

    Usted se escandaliza por poco, señorito Kleefeld. ;)
    Tendré que leer “La Náusea” entonces, y tal vez ser más explícito en venideras ocasiones. Pero lo importante es que lo he hecho reír, qué duda cabe. Con todo, esto de la poesía es una mera extravagancia que me he permitido.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s