Mujica Láinez, un auténtico dandy de las letras argentinas

Está enterrado al pie de un cerro en Los Cocos, Córdoba, en el corazón de la Argentina, junto a su esposa Ana de Alvear. Manuel Mujica Láinez murió hace veintiséis años, de un paro cardíaco, en su mansión cordobesa de Cruz Chica, conocida como “El Paraíso”. Tenía entonces 73 años y más de veinte libros publicados, algunos tan populares como Misteriosa Buenos Aires (1950), La casa (1954) y Bomarzo (1962). Residió en Córdoba a partir de 1970, pero antes, desde siempre, en una casona de Belgrano (en la ciudad de Buenos Aires) que había comprado su padre. Escribía de mañana y tomaba el tren a Retiro todas las tardes para ir a trabajar al diario “La Nación”; lo hizo desde 1932 a 1969 cuando se jubiló. Crítico de arte, empezó como un magistral cronista desde que voló a Berlín en 1935 con el Graf Zeppelin. Empero, muchos lo recuerdan más por el personaje que hacía, una suerte de dandy literario, un patricio de 1880 desorientado en una ciudad poblada por inmigrantes americanos y europeos.

Al fallecer, dejó capítulos terminados de Los libres del sur, una novela sobre la rebelión de los hacendados bonaerenses contra Juan Manuel de Rosas en 1838. Esa novela era un retorno a la memoria familiar, a los orígenes que lo emparentaban con Miguel Cané, el autor de una de las novelas canónicas de la literatura argentina: Juvenilia.

“Hay algo de encantamiento en la mejor prosa de Manucho, una mirada que se detiene en la perdurabilidad de los objetos  y se sorprende por el paso del tiempo”, dice el cineasta Oscar Barney Finn, que adaptó al cine varios relatos del escritor. Y es que Manucho –como todos le conocían– se impuso la misión de evocar un mundo que desaparecía, el de la élite porteña que educaba a sus hijos en París.

La pregunta que surge, casi de modo natural, es: ¿cómo leerlo hoy? El escritor Oscar Hermes Villordo aseguró hace tiempo: “para Manucho el apego por los nombres, los viejos apellidos y sus alianzas, eran una herencia respetada que hizo suya con gran conciencia de clase”. Desde ahí se entienden sus obsesiones literarias: la novela psicológica francesa y el sutil mundo de Marcel Proust, útiles para hablar de esa aristocracia de estancieros venidos a menos. Por eso Bomarzo (novela monumental, cuya relectura es un deber incluso mayor que su propia lectura) parece la culminación lógica para un escritor fascinado con Europa y ciertas genealogías.

Existe algo inquietante en estos viejos aristócratas que, como Doña Sabina en “El salón dorado”, se sienten desplazados por el país nuevo con sus inmigrantes. El musicólogo Esteban Bach señaló que la tortuosa vida sexual de Pier Francesco Orsini, el duque de Bomarzo, refiere –sin proponérselo– a las perversiones de la dictadura de Onganía, que en 1967 prohibió el estreno de la ópera de Alberto Ginastera inspirada en esta novela. Es posible que Bomarzo le deba más al psicoanálisis de la década de 1960 que al verdadero Orsini, quien en realidad era un apasionado por las mujeres y las manzanas, y no era jorobado ni impotente como lo concibió Manucho. También es cierto que el escándalo por Bomarzo revela la idiosincrasia de la élite local, desgarrada entre el liberalismo laico del siglo XIX y las pesadillas de una imagen religiosa.

Esta entrada fue publicada en Literatura. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Mujica Láinez, un auténtico dandy de las letras argentinas

  1. kleefeld dijo:

    Habrá que leer “Bomarzo”, no lo conocía. Aparte del parecido con Proust que apuntas, ¿hay quizás algo de Mann?
    Parece mentira pero no hay estamento/estirpe que se precie sin su particular narrador de la decadencia. Esculturas de mármol para detener el agua del tiempo, que apuntaría Brodsky.

  2. avellanal dijo:

    Pues, como dijo Borges en el agasajo que le brindó a Mujica Láinez después de la publicación de “Bomarzo”, con este libro se le hizo un bien a la novela como género literario. Y sí, evidentemente podríamos señalar ciertas analogías con Mann, no tan sólo en lo temático, sino también en lo formal. No me aventuro a realizar un comentario ni tan siquiera una sinopsis de tan monumental novela, pues el riesgo de no captar absolutamente nada de lo trascendental que hay en ella, es demasiado alto. Antes que finalice este 2011 espero poder contarla nuevamente entre mis libros leídos, y quizás entonces sí pueda sacar algunas conclusiones en limpio.

  3. David Choin dijo:

    Buenos días,

    Quisiera conocer su nombre para citar la referencia completa de su artículo en mi tesis doctoral sobre Manuel Mujica Láinez. Aprovecho la oportunidad para felicitarlo por la calidad de sus “posts”.

    David Choin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s