Los paisajes de Abbas Kiarostami

Al promediar el (fatídico) año 2001 se estrenó en Buenos Aires una película de Abbas Kiarostami dotada de una peculiar belleza. Ciertamente, demandaba un innegable esfuerzo por parte del espectador, pues en ella era muy poco lo que acontecía. Se llamaba Le vent nous emportera, como el último verso de un poema de amor que se escuchaba en penumbras, avanzada la escueta historia que, desde las primeras escenas, se presentaba como un larguísimo recorrido por la geografía austera del Kurdistán iraní.

En aquella cinta y en tantas otras del deslumbrante cineasta, el paisaje se desplegaba silenciosamente a la distancia, con una fuerza sobrecogedora, tal como en la serie de fotos en blanco y negro que se exhibieron en 2006 en el MALBA, formando parte de la retrospectiva que se le dedicó en el marco del BAFICI. En aquella oportunidad también se presentó  “Sleeping”, una instalación en la que afloraba la extrema curiosidad que el artista profesa por el universo de los niños, o mejor dicho, por esa patria llamada infancia.

Las fotografías son tan depuradas en sus tonos y en el tratamiento de la imagen que, por momentos, parecen tintas. Como si una mancha y no la luz se hubiera derramado sobre el papel, dibujando esos larguísimos planos horizontales, subrayados o atravesados por caminos, lomas, luces y sombras de diverso contraste. En ellos, los seres sólo irrumpen como siluetas a la distancia. ¿Acaso una mujer, un hombre, un árbol modelado por el viento o un poste de luz? Quizás se pueda rastrear aquí la impronta del diseñador gráfico que precedió al fotógrafo y al cineasta en su formación.

Y así como en las secuencias demoradas de los filmes de Kiarostami, el conjunto de fotografías que integraban esa muestra se sucedía como un desplazamiento en el tiempo. Pero fundamentalmente como una aproximación a ese espacio inabarcable que expresa también un viaje interior y una mirada que se construye en la experiencia de esa naturaleza árida, misteriosa, que absorbe a los seres que la habitan. Kiarostami conoce bien esos parajes rurales: por años los visitó, en invierno, primavera y verano, y como los protagonistas de sus películas, condujo en auto en interminables viajes de ascenso y descenso por esa geografía que ha terminado por identificarlo.

A él, que no es precisamente un profeta en su tierra, y nunca gozó del beneplácito oficial, se le preguntó una vez por qué no dejaba Irán. Respondió algo así: si trasladas un árbol de su lugar muy probablemente no vuelva a dar frutos. Pero aun si los diera, nunca serán tan buenos como en su propia tierra. ¡Pues siga quedándose en Irán, señor Kiarostami!

Esta entrada fue publicada en Arte, Cine, General. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Los paisajes de Abbas Kiarostami

  1. babel dijo:

    Los paisajes y los rostros de Kiarostami son siempre eminentemente poéticos. Cada plano y cada escena tienen un ritmo interno lento, casi contemplativo. Todo es intimista, incluso los planos de transición. Las palabras parecen solo dejarse caer, suavemente, con su justa medida. Pero a la vez nunca nada es banal. El cine debería ser eso, el poder de la imagen y del plano como elemento narrativo de primer orden, es su medio, y cada arte tiene el suyo. De mis cineastas predilectos
    Saludos.

  2. Un saludo Claudio. Una sensible y sencilla aproximación la que haces de este gran maestro. Al margen del ‘cine verité’ que cultiva, Kiarostami es un gran naturista que fotografía los paisajes y los rostros con la misma fuerza de un Van Gogh. Si esto no es arte es algo que se le aproxima mucho.

  3. Hace ya tiempo que realicé una sesión “Kiarostami”. Me has devuelto esa necesidad, que había olvidado, y recordaba con afecto. ¡Muchas gracias!

  4. avellanal dijo:

    Sin lugar a dudas, un cineasta excepcional, de esos que se echan de menos cuando ya no están más. ¡A disfrutarlo con muchas e impostergables “sesiones Kiarostami”, Albert!
    Saludos.

  5. Martin dijo:

    Kiarostami + Queen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s